Articulistas

Lenguaje y comunicación

Lenguaje y comunicación

José Antonio Torres

El lenguaje es la herramienta que posibilita la comunicación entre dos o más individuos. Si bien es posible encontrar que tanto el lenguaje como la lengua, son tratados como sinónimo, no es así.

Por un lado, la lengua, es una construcción social, que se va modificando con el tiempo, conforme evoluciona la sociedad y su entendimiento se ve posibilitado por la comprensión social y la comunicación, mantenido en el tiempo.

El significado de lenguaje, según algunas teorías, es el conjunto autónomo, ordenado y sistémico de signos verbales, con los calificativos correspondientes al resto de sistemas de signos no verbales.

El lenguaje es una capacidad exclusivamente de los seres humana, mientras que la comunicación puede ocurrir hasta entre animales, como realmente pasa.

Además, el lenguaje es la capacidad de simbolizar, lo que significa que los individuos son capaces de a través de signos, representar la realidad y viceversa, es decir, comprender a los signos como representaciones de la realidad.
Esta capacidad, según explica el Gabo, no es un fenómeno biológico, sino social, ya que nace de la interacción entre los individuos. Esto existe porque los individuos de una misma sociedad comparten el mismo sistema de signos, ya sean gestos, sonidos o posturas.

En tanto la comunicación, es un fenómeno estrechamente vinculado con el lenguaje, pero no es sinónimo de éste.
Mediante la comunicación, explica Neneka Pelayo, es posible comprender e intentar que nos comprendan, hacer partícipe a otro de nuestro espacio interior e influir en conductas ajenas en busca de recompensas afectivas.

La comunicación tiene múltiples representaciones que pueden ser verbales o no e incluso superar las barreras idiomáticas, así como también ser personal o impersonal, a través de dispositivos de comunicación que colaboran en la comprensión y posibilitan la masificación.

La comunicación, implica un proceso progresivo y cotidiano, que es la base fundamental para que pueda existir el diálogo entre las personas.

Consideré interesante compartir con ustedes estas diferencias, dado el nivel de confusión de la gente con estos términos.

Por: José Antonio Torres

[email protected]

El Nacional