Articulistas Opinión

Letras urbanas

Letras urbanas

Alberto José Taveras

La música urbana cuyos ritmos contagiosos han ido calando en las preferencias de un sector de la juventud amerita urgentemente de sus exponentes a revisar sus letras para que su influencia sea positiva y contribuya a una mejor sociedad y no lo contrario.

Esta manifestación de arte popular que recogía en sus inicios la realidad y el sentir de la juventud de los diferentes barrios de algunos países de la región ha tenido una marcada influencia externa que ha ido evolucionando y fusionando ritmos y armonías de la música americana, latina, africana, entre otras.

Hasta ahora ha sido de carácter regional y está teniendo acogida en un gran número de seguidores aunque vista con recelo por los que aspiran a ver incorporarse al género mejores letras y mensajes mas dignos de representarnos en playas extranjeras.

Recordamos los pioneros y principales géneros urbanos como el Rap que es un estilo musical iniciado en los barrios negros e hispanos neoyorquinos a principios de los 80’s.

El Hip Hop cuya música se desarrolló como parte de esa cultura y el Reggaetón que surgió en Panamá a mediados de los 70’s y a inicios de los 90’s en Puerto Rico por la comunidad jamaiquina cuyos ancestros llegaron a Panamá a principios del siglo XX quienes introdujeron el reggae y el dancehall con influencias del hip hop.

Por otro lado el Dembow que surgió del Reggaetón de Puerto Rico al igual el Trap que es un subgénero musical del rap de los 90’s en el sur de los Estados Unidos.

La música urbana es una realidad nacida en los barrios cuyos orígenes se remontan a épocas de protestas hacia los sistemas políticos que subyugaban a las masas con menos recursos siendo este género un instrumento perfecto para reclamar los derechos de los oprimidos así como ha pasado con otras manifestaciones artísticas a través de la historia.

Viendo este fenómeno y su gran alcance en las masas populares llamamos a sus intérpretes a mejorar sus letras urbanas para que lleven mensajes más positivos donde no se fomenten los antivalores, la violencia y el morbo como muchas veces escuchamos en sus contenidos.

Recordamos como nuestra gloria y orgullo nacional Juan Luis Guerra vistió de gala con sus letras y mensajes nuestro merengue, la bachata, entre otros, siendo un embajador espiritual de melodias, ritmos y poesias.

Es tiempo ya de que los exponentes urbanos utilicen su popularidad y espacios para que sus letras contribuyan a una mejor juventud y sociedad. Si puede haber mejores letras urbanas con mejores mensajes y disfrutar así de sus ritmos!!!.

Por: Alberto José Taveras

albertotaveras2013@gmail.c

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos