Los nueve estilos de la comedia RD



La comedia dominicana tiene la singular condición de ser, al mismo tiempo, fortaleza y Talón de Aquiles de la naciente tradición cinematográfica dominicana. Es taquilleramente, el tipo de producción que más vende, pero al mismo tiempo, una parte de sus títulos son responsables de crear una imagen cuestionable a la industria. Ya no es posible hablar de un cine dominicano. Hay diferencias, estilos y hasta escuelas distintas.

Las tendencias, perfiles o subgéneros en los que se define la comedia dominicana, a nuestro juicio son:
1- La comedia fundacional. Con Nueva Yol y Perico Ripiao (Ángel Muniz, 1995 y 2003), caracterizada por una correcta puesta en escena, desde su guión hasta los aspectos interpretativos, el uso de los recursos técnicos con el mejor rendimiento posible para su época, a lo que añaden dos aspectos: el uso de figuras protagónicas histriónicas importadas de otro medio audiovisual (televisión) y un notable compromiso de contenido social. Muniz es una figura determinante e histórica, a pesar de que ha decidido asumir un rompimiento con los aspectos mediáticos de la industria. Desde Estudios Quitasueño, hace lo que quiere y ama lo que hace. Rechaza reconocimientos que merece en justicia y no asiste a premieres.
2- La comedia conceptual innovadora, que se inicia con José Enrique Pintor Sanky panky (2007), tendencia que desborda una creatividad estilística similar en su carga de humor, manejo de los lenguajes del cine, y persistiendo en sustraer sus protagonistas de la televisión y la radio, procurando incrementar el atractivo de cara a la boletería y que se reafirma con Sanky panky II (2013). La cualidad de innovación se nota igualmente en la comedia romántica Dos mejor que una (2019) horriblemente titulada en lugar de Sol y Luna, título original.
3- La Comedia “Robertico”. Roberto Ángel Salcedo director en 2008 con Megadiva y de ahí en adelante definir una carrera que produce entre dos y tres producciones anuales, caracterizadas por guiones facilistas, que deben mucho a la televisión, con el uso extremo de figuras que adhieren su popularidad televisiva para garantizar mayor impacto, factor favorecido por ser el director-productor que cuenta con los mejores recursos de promoción (muchas veces iniciando hasta cinco y seis meses antes del estreno).
4- La comedia evolucionista. En la que se inscribe Archie López, con quien se experimenta un proceso de cualificación estilístico que evidencia una búsqueda de mejorar los mensajes, alejarse de los estereotipos e incluso experimental con un tipo de comedia de fe (Cristiano de la secreta, (2009), Hermanos (2017), además de haber creado una franquicia (la más exitosa de nuestras comedias) con Lotomán (2011) y sus otras dos entregas (2012 y 2014) , lo cual remata con la también exitosa franquicia Tubérculo: Tubérculo gourmet (2015) y Tubérculo presidente (2016).
5- La comedia Imákonos. El indio, Francisco Disla Ferreira, desde su productora Imákonos, ha dirigido tres comedias: “Un lío en dólares” (2014) “Dos policías en apuros” (2016). “El fantasma de mi novia” (2018), con un estilo singular, creativo y estableciendo un sello de calidad.
6- La comedia creativa. Integrada por directores sobre todo jóvenes que despliegan en pantalla, un aliento novedoso, de empuje y consistencia profesional. En esta tendencia se debe incluir a José María Cabral: Arroba (2013), y El detective Willy (2015) con un Fausto Mata que logró el mejor papel de comedia que ha hecho hasta el presente; Leticia Tonos con Juanita (2018).
7- La comedia de verano. Es el tipo de trabajo pensado, como parte de una directriz industrial y una estrategia de mercado, para ser estrenada en verano que tiene al joven David Pagán con Trabajo sucio (2018), la comedia de autenticidad femenina. Se trata de trabajos de diversos directores que retozan con la aspiración de mujeres de adoptar roles activos, dinámicos y transformadores de la imagen tradicional de la mujer y que abrió con el exitazo “¿Quién manda?, (Ronny Castillo, 2013) producido por Larimar. También están aquí: Todas las mujeres son iguales (David Maller, 2017).
8- La comedia blockbuster navideño. Arranca con Colao (Frank Perozo, 2017), sigue con Qué león (F. Perozo, 2018) y ahora llegara en diciembre con Leones.
Comedias como Atrako por joder (Eddy Jiménez 2019), no sé dónde ubicarla.