Los Tres Brazos

Leoncio Almánzar, el exdirector de CORDE.
Leoncio Almánzar, el exdirector de CORDE.


El proyecto de titulación de inmuebles del sector Los Tres Brazos, que pudo ser de gran alcance social, degeneró en una tratativa que el Ministerio Público califica como un ilícito penal signado por la corrupción o el cohecho en perjuicio del Estado.

Los terrenos de esa barriada de Santo Domingo Este eran propiedad de la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (Corde), un consorcio instituido para administrar activos confiscados al ajusticiado dictador Rafael Trujillo y a su familia.

Esa corporación tuvo en su catálogo empresarial una línea aérea, fábricas de cemento, grasas comestibles, pintura, textiles, clavos, distribuidoras de automóviles, inmobiliarias y otras sociedades comerciales, la mayoría de las cuales se esfumaron como conejo en sombrero de mago.

La operación supuestamente fraudulenta consistía en que Corde vendería esos terrenos a una empresa privada, que a su vez gestionaría deslinde y título a cada solar ocupado con el propósito de venderlo a precio módico a sus ocupantes.

El procurador general, Jean Alain Rodriguez, dijo que funcionarios de Corde, del Registro de Titulos y de la empresa Titulatec se confabularon para facilitar la venta de esos terrenos mediante un esquema de corrupción.

Lo menos que se reclama es que la investigación sobre ese escándalo de prevaricación se lleve hasta las últimas consecuencias.