Articulistas Opinión

Nueva Restauración

Nueva Restauración

Alberto José Taveras

La marcha patriótica convocada por el Instituto Duartiano, cual nueva Restauración en la conciencia nacional, demostró que nuestra identidad como país soberano será custodiada y defendida.

La llama y el espíritu de la dominicanidad ondean en el pecho nacional con su bandera tricolor bajo el lema de Dios, Patria y Libertad y tal como dice nuestro himno nacional en una de sus estrofas; «Que si fuere mil veces esclava, otras tantas ser libre sabrá». Recordamos con orgullo la hazaña de tantos valientes dominicanos carpinteros de nuestra historia que demostraron con la Restauración, que si fuere mil veces esclava otras tantas ser libre sabrá.

El 18 de marzo de 1861 cuando se anunció la anexión a España, Santana pasó a ser gobernador general, acción rechazada por amplios sectores nacionales. Una fallida rebelión del general José Contreras y una incursión desde Haití encabezada por Francisco del Rosario Sánchez, capturado en el Cercado y fusilado en Julio de 1861.

Luego de diferencias con la corona Pedro Santana renunció a su cargo ya que las autoridades españolas le fueron limitando y recortando poder. Un nuevo grupo liderado por Gregorio Luperón y Santiago Rodríguez el 16 de agosto de 1863 incursionaron en el cerro de Capotillo en Dajabón donde fue izada la bandera Dominicana, acción conocida como el Grito de Capotillo marcando el inicio de la guerra de restauración. Bajo la modalidad de guerra de guerrillas la parte dominicana fue menguando las tropas españolas provocando finalmente su retirada del país en 1865.

Hoy, 159 años después, cuando los intereses nacionales se ven amenazados por repercusiones de la grave crisis política, económica y social del vecino histórico, cuya violencia, inseguridad y dominio de peligrosas pandillas, ante la mirada indiferente de la comunidad internacional, motivó al Instituto Duartiano a convocar esta Marcha Patriótica y su contundente «Manifiesto Patriotico», de buscar una solución al problema de Haití en Haiti, donde era urgente estabilizar ese país, ya que el fenómeno de migración pasó a ser un éxodo invasor y de ocupación. Reclamaron participación internacional, agilidad en la construcción del muro entre República Dominicana y Haití, cumplimiento del código laboral dominicano y aplicación de las normas migratorias.

La propia OEA este lunes culpó a la comunidad internacional y fuerzas internas haitianas por la crisis institucional que se vive en Haití, resultado de una «estrategia política errada» de la comunidad internacional que no fue capaz de facilitar la construcción de una sola institución con capacidad de responder a los problemas de los haitianos.

Alberto Taveras

Alberto Taveras