Primera Fila

Ocasión

Ocasión

Las 99 personas que han muerto intoxicadas por alcohol adulterado han disparado la alarma no solo por la falta de controles y el comercio ilícito, sino por la falta de un centro de toxicología para tratar los casos.

Ante la tragedia que ha enlutado a decenas de familias, el doctor Alejandro Báez ha llamado la atención sobre la necesidad de instalar un centro de toxicología para lidiar con los envenenamientos.

Cuesta aceptar que en una nación donde se han derrochado recursos millonarios y son frecuentes las intoxicaciones no se cuente con un centro médico para tratar los envenenamientos.

Báez recordó que en 2009 impulsó un proyecto para crear el centro, con la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud y otras entidades, que al final no se alcanzó por falta de recursos.

Ahora se tiene una oportunidad ante las intoxicaciones por alcohol adulterado.

El Nacional