Ollas y sartenes ¿cuál es su mejor lugar?



Todas queremos ver nuestra cocina organizada y limpia, pero lo cierto es que a veces por la falta de espacio se hace difícil lograrlo.

Los objetos pequeños, por ejemplo, siempre tienen un lugar seguro y fácil en este espacio de la casa, pero el dolor de cabeza es organizar los más grandes, como las ollas, sartenes y tapas.

Y es que aunque a veces exista el espacio donde ponerlos, lo que no se logra en ocasiones es que éste sea el ideal para exhibirlos brillantes y que a la vez no estén aglomerados e incómodos de tomar cuando los necesitemos.

¿Verdad que tiene usted sus ollas y sartenes unos encima de otros en un rincón no visible que muchas veces es la parte de abajo de la meseta de la cocina o fregadero? Pues es el pan nuestro de cada día, sobre todo por lo pequeñas que son las cocinas en la actualidad, en muchas casas y apartamentos.

El resultado es que estos utensilios se maltratan y hasta cogen mal olor cuando le caen gotitas de agua o aglomeran las que le quedan luego de ser fregados.

Lo ideal es tenerlos separados y esto puede ser en gavetas, con separadores, previo haberlos secado.
Otras ideas pueden ser colocar ganchitos fuertes y coloridos en una pared que tenga espacio y con la que no se tropiece, y en cada uno coloques un sartén.

Las puertas, si son amplias y no chocan con la pared, pueden servir para colocar organizadores para las tapas.

No solo pueden ir en las paredes estos objetos, las partes bajas de la meseta de la cocina, en uno de sus lados, pueden albergar palos decorativos con ganchos, en los que se pueden enganchar con facilidad las ollas y quedar bien cómodas a la hora de tomarlas para usar.