Pulsaciones

Otra mancha

Otra mancha

La muerte de cuatro personas durante una balacera en un bar de Villa Riva, San Francisco de Macorís, es otra tragedia que conforme a las primeras versiones cuestiona los métodos de la Policía para lidiar con la criminalidad.

La balacera habría ocurrido cuando una patrulla del cuerpo penetró al negocio Aldemy, en la comunidad de Los Guaraguaos, a eso de las 3:00 de la madrugada, a detener a un hombre.

Si es así, el negocio operaba en violación del toque de queda. Y hasta donde se sabe, los agentes no estaban acompañados de un representante del Ministerio Público ni tenían orden de conducencia contra el individuo, quien al percatarse de la presencia de la patrulla habría comenzado a disparar con dos pistolas que portaba.

Después de la mala acción de los agentes que ultimaron a una pareja de esposos en Villa Altagracia, lo menos que se esperaba era que la Policía se regiría en sus operativos de acuerdo con la ley.

La tragedia de Villa Riva ocurre en medio de la evaluación de una comisión designada por el presidente Luis Abinader para transformar y profesionalizar el llamado cuerpo del orden público.

Todo indica que los agentes obedecieron más al método tradicional de la fuerza que al mandato de la ley al penetrar a un centro en horas de la madrugada para apresar a una persona.

El trágico episodio, al que se agrega la operación de un centro en violación de la ley es otra mancha que cuestiona los métodos y torna más urgente la reforma de la Policía.

El Nacional