Practican con éxito en RD regeneración celular

http://img1.elnacional.com.do/image/article/218/209x400/0/9D2934DE-A741-4E2A-86C0-09F2D3D43216.jpeg


La regeneración celular, orgánica y sistémica es una práctica que se está aplicando con éxito en República Dominicana a pacientes con envejecimiento prematuro y enfermedades degenerativas como la diabetes, el alzheimer, la trombosis cerebral, los trastornos circulatorios graves  y las dolencias pulmonares.

 Los efectos del envejecimiento humano pueden revertirse entre 10 y 20 años, aplicando al paciente la técnica de regeneración a partir de los factores de crecimiento.

El doctor Domingo Guerra Pimentel afirma que, en este caso, se trabaja con el ácido desoxirribonucléico (ADN) de las células y se producen cambios en todos los órganos del cuerpo.

“La piel se vuelve más jovial, más tersa, con más colágeno, más humectada y, si hay arrugas y estrías, éstas se revierten”, afirma el galeno,  un cirujano general, tiene especialidad en cirugía avanzada para obesidad, cirugía avanzada de estética y lleva  seis años investigando la medicina regenerativa en Estados Unidos.

Explicó que se usan  tejidos orgánicos del propio paciente y  los factores orgánicos de regeneración, que son sustancias naturales que bien usadas no alteran ningún órgano ni sistema, sino que lo mejoran de forma muy intensa.

Como consecuencia, el individuo no solamente se verá más joven, sino que va a actuar en una etapa anterior de desarrollo. Va a actuar cuando tenía 15 ó 20 años menos, porque su corazón va a funcionar mejor.

 El doctor Guerra Pimentel relató su experiencia con la señora  Altagracia de la Vega, una paciente de 52 años de edad, que tenía una edad biológica de 76 años. Tenía estrías verticales en los labios, las mejillas muy caídas, el mentón muy deprimido, muchas arrugas alrededor de los ojos y en la frente, mientras la piel estaba lisa y sufría dolores insoportables en todo el cuerpo.

Tampoco podía controlar, aún con anticonceptivos orales y estrógenos combinados con progesteronas, el problema de menopausia. Tenía calores que no podía soportar y serios problemas cardíacos que les impedían desenvolver su vida con normalidad. 

 “Ella fue donde mí para hacerse la cirugía de los párpados, que les impedían abrir los ojos y les obstruían la visión”, contó Guerra Pimentel.

El tratamiento consistió en inyectarle pequeñas cantidades de la hormona de crecimiento y, un mes después, la paciente estaba subiendo escaleras, el colágeno de su cuerpo había cambiado para darle una apariencia de poco más de 40 años.

 Los dolores corporales desaparecieron y volvió la sonrisa a su rostro.

 Guerra Pimentel contó, también  el caso del paciente Hamli Rodríguez, de  33 años de edad, quien a causa de un accidente de tránsito tenía la médula dividida y aplastada, la parte inferior del cuerpo totalmente paralizada, sin  control   de sus evacuaciones y de la orina.

Un mes después de iniciar con ese paciente el tratamiento de regeneración, mediante la aplicación de plasma con los llamados linfocitos Tcd4, que son los que estimulan las células madre, éste asumió el control de sus evacuaciones y empezó a caminar usando los aditamentos de lugar.

“Buscamos contrarrestar enfermedades que antes no se podían curar”, dijo el galeno, quien afirma que ha tratado enfermedades de diversas índoles a más de 60 pacientes. “Los avances alcanzados en esta práctica son enormes”, dijo.

UN APUN TE

Sin riesgos

Los factores de riesgos son pocos, pero pueden aparecer si se usan dosis inadecuadas.  Pueden aparecer tumores benignos, dolores articulares, musculares y del tejido conectivo. Esos tumores no son cánceres y no actúan como cánceres. Cuando se deja el tratamiento puden aparecer consecuen.