Articulistas

Presencia económica

Presencia económica

Daniel Guerrero 

Avance petrolero

Fue en un mísero caserío maderero bautizado como Titusville, en EE. UU., donde se garantizó por primera vez en el mundo un suministro estable de petróleo.
Corría el año 1859 cuando, inspirado en la explotación del agua salada subterránea, el aventurero Edwin L. Drake perforó un pozo para extraer de las entrañas de la tierra aquella sustancia viscosa.

John Davison Rockefeller, el máximo organizador del sector petrolero al frente de la Standard Oil, la empresa con la que, desde 1870, no tardó en comprar, procesar y vender la mayoría del crudo producido en EE. UU.

El año 2020 pasará a la historia marcado por la incidencia de acontecimientos como los conflictos comerciales entre Arabia Saudita y Rusia; el enfrentamiento político-económico entre Washington y Pekín que se manifiesta a través de la crítica de la Administración Trump a la decisión de del presidente Xi Jinping de adoptar un conjunto de normativa jurídica sobre el orden interior en Hong Kong, territorio soberano del gigante asiático.

La propagación de la pandemia del coronavirus bautizada como Covid-19 abrió la puerta de una de las crisis económicas que más ha perjudicado a la humanidad en los últimos cien años.

El mundo ha visto cómo la economía petrolera ha registrado cifras nunca conocidas (sobre todo a nivel de los precios internacionales) vinculada al incremento en los niveles de desempleo, pobreza y caída en los flujos de inversiones, pasando por la afectación de la demanda de bienes y servicios, evidenciando el advenimiento de una crisis económica global que hace recordar los datos devastadores tanto de la Gran Depresión (1929-1920) como de la Gran Recesión (2008-2009), sin que esto signifique la invocación de un lenguaje apocalíptico.

Así, se reconoce que con el invento de los motores de combustión interna surgido cuando las condiciones tecnológicas estaban dadas para la fabricación de vehículos de motor y también el uso del kerosene para la iluminación de las ciudades desde las últimas dos décadas del siglo XIX y el desarrollo de la industria automotriz, naval y de armamento hasta mediados de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) cuando se organizó orden económico internacional de postguerra.

Cuatro décadas del empleo de aplicaciones tecnológicas militares al terreno de la economía civil condujeron a modificaciones en el régimen de vida de millones de ciudadanos. El crecimiento económico alcanzó un nivel sostenido de avance productivo, comercial y financiero en Europa Occidental y Estados Unidos.

EE.UU. emergió como la potencia económica indiscutible tras el silencio de las armas al finalizar el conflicto bélico mundial, se registró el período 1946-1971 bautizado como la edad de oro de la economía mundial .

La producción, comercialización y consumo del petróleo en la historia de la humanidad ha estado asociado a los avances tecnológicos y a los correspondientes procesos de transformaciones industriales que demandan el uso de esta fuente energética como insumo necesario para el desarrollo de la economía mundial.

Por: Daniel Guerrero
[email protected]

El Nacional