PRIMERA FILA



Batalla

El presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Román Jáquez, está decidido a echar la batalla para que la alta corte cumpla con sus reales funciones. Así lo ratifica el proyecto para crear 34 salas contenciosas con rango de tribunal de primer orden, como consigna, dice, la ley orgánica de la corte que preside.

Al defender las salas, Jáquez refuta que la creación es inconstitucional con un señalamiento que tiene mucha lógica.

Alega que las juntas electorales municipales no deben al mismo tiempo administrar los procesos y decidir sobre los conflictos.

Pero al margen de los roces legales y constitucionales resulta alentador el interés de una instancia tan importante -muy cuestionada en el pasado- de cumplir con sus atribuciones y ajustar sus decisiones al marco de las leyes. Se trata desde cualquier punto de vista de un aporte a la consolidación del sistema institucional