Primera fila

DSC_8095


Prontitud.-

El Senado no esperó siquiera recibir bien el proyecto de ley de régimen electoral para declararlo de urgencia y aprobarlo en dos lecturas consecutivas.

La comisión bicameral concluyó el viernes el estudio de la pieza, que en tiempo récord, como si fuera friendo y comiendo, ayer sancionó la Cámara Alta. Puede darse por descontado que en las próximas horas el proyecto será convertido en ley por la Cámara de Diputados.

La presente legislatura, convocada de manera extraordinaria por el Ejecutivo para conocer el proyecto ampliamente reclamado por distintos sectores, se cierra el martes. Los senadores, que no iban a afilar cuchillo para su garganta, mantuvieron en la pieza el polémico voto de arrastre y el limitado tope en los gastos de campaña que tanto cuestionó la sociedad civil.

Así, el proyecto de régimen electoral parece más un traje a la medida de intereses senatoriales que un soporte del sistema democrático.