Primera Fila



El reverendo padre Carlos Tomás Morel Diplán.
El reverendo padre Carlos Tomás Morel Diplán.

Ráfaga
Los líderes de la Iglesia católica, que se habían mostrado alejados del debate sobre la reforma constitucional y cuya única preocupación parecía su oposición a la ordenanza del Ministerio de Educación sobre la política de género, han comenzado a tomar carta en la ruidosa discusión sobre la Carta Magna. El obispo auxiliar de Santiago, monseñor Tomás Morel Diplán, no solo rechazó que la Constitución sea modificada atendiendo, como dijo, a intereses personales, sino que recriminó a los dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por el mal ejemplo que desde su punto de vista transmiten a los jóvenes con su pugilato. La temperatura, que de por sí estaba bastante alta, ha aumentado más en las últimas horas con las versiones de que la reforma sería presentada en cualquier momento. La intervención de Morel puede indicar que la Iglesia no se mantendrá al margen.