Respaldo a la JCE



Definidos los precandidatos que competirán en las primarias simultáneas que celebrarán el 6 de octubre los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Moderno (PRM), corresponde a la Junta Central Electoral (JCE) garantizar que la democracia y la equidad prevalezcan en ambos eventos.

La JCE tiene el mandato de ley para realizar el montaje de esos comicios internos, de arbitrar el proceso electoral, tutelar el ejercicio del sufragio, el conteo de votos y los resultados de la votación, que ha prometido ofrecerá dos horas después de concluida esa jornada comicial.

Para que la institución electoral pueda cumplir con tan elevados compromisos se requiere que el liderazgo político le dispense absoluta confianza y total colaboración, lo que incluye el compromiso de aceptar los resultados de esas elecciones.

El PLD escogerá sus candidatos en primarias abiertas y el PRM mediante primarias cerradas, en procesos dirigidos por la JCE, cuyo presidente, Julio César Castaños Guzmán, prometió que ofrecerá los resultados dos horas después de concluidas las votaciones.

Oportuna ha sido la exhortación de monseñor Agripino Nuñez Collado para que los partidos políticos respalden la labor que realiza la JCE en el arbitraje y montaje de las primarias, porque como ha advertido el prelado, lo contrario se recibiría como una mala señal.

Septiembre será un mes de gran efervescencia política, pero también tiempo durante el cual importadores y comerciantes preparan sus pedidos de cara al cercano periodo navideño y de fin de año, por lo que cualquier desbordamiento del litoral político afectaría severamente a la economía.

Partidos y candidatos deberían autorregularse de cara a las primarias de octubre, mediante solemnes compromisos a respetar reglas de convivencia, tolerancia y democracia, porque al fin y al cabo corresponde a los sufragantes determinar las personas que formarán parte del listado de candidatos de esas organizaciones.

La fórmula más cercana al anhelo de sensatez y buen juicio a que se aspira transcurra la intensa campaña proselitista para escoger los candidatos presidenciales del PLD y PRM, ha de ser el absoluto respaldo de ambas colectividades y de toda la clase política a la Junta Central Electoral.