Articulistas Deportes

Santo Domingo, 2026

Santo Domingo, 2026

Ramón Rodríguez

De ingenuo no tengo ni una pizca. Sé perfectamente que fue el gobierno del presidente Luis Abinader quien decidió hacer la fiesta deportiva de los XXV juegos Centroamericanos y del Caribe, Santo Domingo, 2026.

La excelente intervención del jefe del Estado en la Asamblea de Centro Caribe Sports, no dejó la menor duda. El presidente está consciente de que estos eventos fomentan la confraternidad entre pueblos hermanos, unidos por una historia de lucha contra metrópolis imperialistas. Definitivamente, ha sido una decisión del gobierno, que ha decidido conectar con una gran franja de la sociedad, a través del deporte.

El recorrido para la obtención de esta sede no ha sido fácil. Yo conozco el monstruo por dentro como decía el apóstol cubano José Martí y sé que el ministro de Deportes Francisco Camacho, nunca hizo caso a las diatribas y a los ‘’ Chismes de comadres’’ y actuó a la altura de las circunstancias. Y no me extraña: Camacho conoce en el deporte, al cojo sentado y al ciego durmiendo.

De igual manera, es importante significar, que Luis Mejía Oviedo, presidente de Centro Caribe Sports y miembro del COI, se manejó magistralmente, pues respetó los procesos institucionales, para garantizar la justicia en la toma de decisiones.

Con relación al Comité Olímpico Dominicano, que dirige Antonio Acosta, salvo honrosas excepciones, nunca tuvo mucho interés en la solicitud de la sede, pues entendían que la consecución de la misma, favorecía a José Manuel Ramos en sus aspiraciones de dirigir el COD. Esa es la verdad.

Amigos que estuvieron en Colombia, me dijeron que Antonio Acosta, presidente del COD, trató irrespetuosamente a Arístides Fernández Zucco y a José Manuel Ramos.

Finalmente, pienso que habría que ser muy mezquino, para no reconocer que José Manuel Ramos y Arístides Fernández Zucco, fueron los artífices en hacer este sueño realidad, 40 años después. Ellos mantuvieron una fe inconmovible de que se podía lograr la sede y por eso hicieron la solicitud formal con recursos propios.

Fueron capaces de aglutinar un Comité Gestor con figuras respetables, que hace días en una conferencia de prensa, agradecieron al presidente Abinader su respaldo a los juegos y ratificaron su decisión de apoyar el evento.
Dios protege al inocente. José Manuel Ramos y Arístides Fernández Zucco consiguieron, lo que algunos a escondidas, pensaban que era una locura.
¡Salve, lo lograron!

Por: Ramón Rodríguez
centrodeidiomaswashington@gmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos