Actualidad

Se quejan de trabas obtener documentos

Se quejan de trabas obtener documentos

Cientos de haitianos, que abarrotaron ayer la embajada de su país en República Dominicana en busca de cédulas, pasaportes y actas de nacimiento, se quejaron de los inconvenientes que confrontan con la lentitud del proceso.

Muchos de ellos llevan más de 20 días en busca de sus documentos de identidad y electoral para ejercer el derecho al voto en las próximas elecciones de su país.

Desde las 5:00 de la mañana, los haitianos se concentraron en el Centro de Documentación de la Embajada de Haití en República Dominicana generando una fila que iba desde la calle Juan Sánchez Ramírez hasta la Ramón Cáceres.

Juliana Dufot se quejó de que lleva 27 días pasando vicisitudes para obtener su cédula, porque cada vez que iba le decían que estaban dañados los equipos de documentación.

En tanto que Luxon Florenssant dijo que desde noviembre del pasado año está pasando trabajo para sacar un pasaporte, y que le dijeron que fuera al Palacio de la Policía a presentar una denuncia de que el pasaporte se le perdió, sin haberlo expedido.

Dijo que pagó 200 dólares y que todavía no se lo han entregado.
“Lo que nosotros hacemos aquí es perder el tiempo porque ellos hacen lo que les da la gana”, se quejó.

Sostuvo que tenía que irse del país en 2014, pero que le ha sido imposible por falta del documento.

“Es un abuso lo que ellos están haciendo porque uno está pasando trabajo para conseguir dinero. Ellos sin entregarme pasaporte me envían para la Policía hacer un reporte de que se me perdió, cuando en realidad no fue así”.

Otro que se queja de la lentitud del proceso es César Malla, quien llegó desde San Pedro de Macorís.

En la larga fila se incumplía con el distanciamiento físico establecido por la pandemia del covid-19.

Aunque portaban mascarillas, muchos la tenían colgada en el cuello y no le tapaba la nariz.

El 4 de este mes la Embajada de Haití inició una campaña para expedir documentación a su diáspora en República Dominicana.

Domingo Berigüete