Economía Noticias importante

Sindicatos niegan obreros CR hagan trabajo forzoso

Sindicatos niegan obreros CR hagan trabajo forzoso

Rafael Abreu encabeza hoy la rueda de prensa de los sindicatos junto a sus dirigentes.

La Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS) y seis sindicatos azucareros negaron esta mañana que los obreros del Central Romana  estén sometidos a trabajo forzoso o a un trato degradante como denuncia la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de  Estados Unidos.

En el documento que suscriben además de la CNUS, el Sindicato Unido de los Trabajadores del Central Romana y la Federación Unidad de Trabajadores del Azúcar (Futrazucar), Sindicato Unido de los trabajadores del Ingenio Caei, Sindicato de trabajadores del Ingenio Central Barahona, Sindicato Químico Azucarero y el Sindicato del Ingenio Porvenir  rechazan la acción contra el Central Romana Corporation y dicen que son falsas las razones esgrimidas por el gobierno de Estados Unidos.

Señalan que la prohibición de importar azúcar y sus derivados del Central Romana destruiría 33 mil empleos, de ellos 20 mil directos y otros 13 mil  indirectos.

Te puede interesar leer: Gobierno dominicano se involucra para que EEUU revoque el veto a Central Romana

Rafael Abreu (Pepe), presidente de la CNUS, y quien fungió como vocero de las entidades,  rechazó el supuesto trabajo forzoso denunciado por los estadounidenses, porque tal y como ellos lo presentan solo se aplicaría en caso de presidiario o un régimen de esclavitud, algo que no existe en el Central Romana.

“En el caso de los bateyes del Central Romana se labora por ajuste, trabajo a destajo, ningún trabajador puede sobrepasar los horarios predeterminados, ya que la empresa tiene normas establecidas que no lo permiten en virtud de que la caña cortada pierde utilidad cuando se reseca”, explicó el dirigente sindical.

Atribuyó la prohibición de exportación de azúcar y sus derivados del Central Romana a presiones del gobierno de  Estados Unidos para que el Gobierno dominicano varíe su actitud con relación a la migración haitiana, y dijo que en el país hay  migrantes venezolanos, chinos y centroamericanos.

Agregó, en cuanto a la retención salarial, que “nuestro Código Laboral establece bien claro que los salarios no pueden pagarse por periodo mayor a un mes, en la empresa se paga semanal, quincenal o mensual, ¿quién puede creer que una empresa de esta categoría va arriesgar a retener salario, cuando esta violación ya sobrepasa el campo laboral y cae en los términos de una violación penal?”

Dijo que el supuesto trabajo forzoso que se denuncia “ que solo se aplica en el caso de presidiarios, personas sujetas algún tipo de régimen de esclavitud o que estén sujetas bajo control armado que le obligase a realizar determinada tarea”.

“Exceso laboral horas extras, los señores que suscriben estas acusaciones, desconocen que los trabajadores destajistas no laboran horas extras, sus horarios están condicionados por su propio interés, en consecuencia de dónde sacan estos señores que se violenta el pago de las horas extraordinarias. Francamente con estas medidas se busca golpear a  la Republica Dominicana de un lado que como el económico, persigue que el Gobierno dominicano varíe su actitud con relación a la migración haitiana, en esto hay que decir lo siguiente, al país emigran personas de diferentes nacionalidades: haitianos, venezolanos, chinos, centroamericanos y por ellos hemos aprendido a convivir en tolerancia con otra cultura”.

Abreu reconoció que aunque las empresas no son paraísos terrenales,  en Central Romana se ejercen los derechos sindicales, se negocian convenios colectivos, existen centros clínicos, ambulancias, vivienda para los trabajadores dotadas de electricidad permanente, agua potable, recogida de basura, escuelas en los bateyes, transporte escolar y para los trabajadores.

Añadió que como forma de rendir los salarios también se venden a precios por debajo del costo artículos indispensables para la canasta familiar; “qué se quiere entonces con esta medida, destruir 20,000 mil empleos directos y 13,000 mil indirectos, con todo el perjuicio que esto implicaría tanto para el país como para el país vecino”.

Víctor Martínez

Víctor Martínez