Sólo Hipólito y Ortega han fracasado en sus intentos de reelegirse

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua


El actual presidente nicaragüense Daniel Ortega y el exmandatario dominicano Hipólito Mejía son los dos únicos en el ejercicio del poder que han fracasado en los intentos de reelegirse, en las más de 150 elecciones que se han efectuado desde el 1960 hasta la fecha, en América Latina.

Ortega ocupó por primera vez el Gobierno en Nicaragua en el 1979 con el triunfo de la revolución del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El 4 de noviembre de 1984 llamó a elecciones generales las cuales ganó con el 63% de los votos.
En su propósito de reelegirse en el cargo en el 1990, Ortega perdió frente a Violeta Barrios de Chamorro, postulada por la Unión Nacional Opositora (UNO).

Ortega retornó la presidencia el 10 de enero de 2007.

En tanto, Hipólito Mejía vio malograrse su intento de reelergise en el 2004 cuando fue derrotado por Leonel Fernández, presentado por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

El esquema en los intentos de ampliar aún más la reelección a un tercer período, que es el caso del presidente Danilo Medina, la tasa de éxitos y derrotas está dividida.

Hugo Chávez, de Venezuela y Evo Morales, de Bolivia lograron reelegirse para un tercer período de gobierno, mientras Joaquín Balaguer, dominicano, Carlos Menem, de Argentina y Alvaro Uribe, de Colombia fueron contenidos para solo mencionar estos casos.

Pero fuera de ese esquema, en República Dominicana el azar ha jugado un rol nada insignificante en la política, y presenta situaciones que muchas veces hay que buscar explicaciones y que en ocasiones no tienen respuestas que pudieran ser certeras.

En el ambiente político nacional ha influido la casualidad que es una combinación de circunstancias imprevisibles e inevitables.

Desde la época colonial se han dado episodios inexplicables contrario al razonamiento de la lógica.
El azar ha tenido situaciones sin orden ni planeamiento, en la que muchas veces influyen factores de ordenes naturales.

En República Dominicana se ha dado el fenómeno de la constante histórica en cuanto a la concentración del poder del Estado en pocos gobernantes.

En 174 años de la Independencia Nacional sólo siete gobernantes han tenido 110 años de ejercicios y en camino para 112 cuando el presidente Medina complete en el 2020 sus 8 años de mandatos.

Para ilustrar realicemos un repaso, comenzando con Pedro Santana con 11 años en el poder durante de 1844 a 1848; de 1853 a 1856; de 1858 a 1861, y cuando se produjo la anexión a España pasó a ocupar el cargo de Gobernador con el rango de Capitán General del territorio.

Santana se alternó con Buenaventura Báez, pero éste logró 14 años en la Presidencia: 1849-1853; 1856-1858; 1865-1866; 1868-1873; 1876-1878.

Luego el turno correspondió a Ulises Heureaux (Lilís) con igual cantidad de años, 14, en los períodos 1882-1884 y 1887-1899, convirtiéndose en unade las figuras políticas dominicanas más importantes del siglo XIX.

En ese mismo siglo, en el XX, en el 1930 emergió la figura de Rafael LeónidasTrujillo Molina, quien dominó la política dominicana hasta su asesinato en el 30 mayo 1961, casi 31 años.

Balaguer, quien fue estrecho colaborador de Trujillo, incluso presidente en el período 1960-1962, volvió a la escena política en1966 gobernando 22 años,1966-1978; 1986-1996.

En el 1996 surge Leonel Fernández Reyna, un joven sin experiencia de Estado, pero con formación intelectual y política para iniciar una era de dominio del Estado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con excepción de un período de cuatro de Hipólito Mejía, del Partido Revolucionario Domininicano (PRD) en 2002-2004. Pero Fernández volvió al Gobierno en el 2004 y logró la reelección el 2008. Entregó la antorcha en el 2012 a su compañero de partido Danilo Medina, quien consigue en el 2016 reelegirse en el cargo.

Con este nuevo período Medina ingresó al exclusivo club de gobernantescon dos períodos.
Danilo va a cumplir dos gestiones presidenciales y posibilidades de volver pese al impedimento constitucional que prohíbe la reelección presidencial. Cuando termine este mandato en el 2020 completará ocho años de gobierno.

Hay dos figuras políticas, Leonel, con 12 años de gobierno y Medina que computará ocho, con posibilidades de subir o continuar en la presidencia en el 2020. Otros dos aspirantes del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Luis Abinader trabajan también para llegar al Estado.
Aunque las encuestas asignan una mayor puntuación a Abinader, la constante histórico beneficia más a Hipólito.
En este siglo XXI, en cuatro períodos presidenciales, han habido tres intentos reeleccionistas, dos de los cuales han resultado exitosos.
Leonel se reeligió en el 2008 y Danilo Medina en el 2016. Hipólito sucumbió en el 2004. En el país se ha constituido en una tendencia de que los presidentes intentan o modifican los límites constitucionales para reelegirse. El argumento para ampliar los períodos temporales es que necesitan completar su programa gubernamental.

Ha quedado evidenciado la ventaja para quienes ejercen la presidencia de ganar las reelecciones.
Es más cómoda una victoria con esta plataforma porque en el poder se controla tanto el presupuesto de la nación, así como las demás variables institucionales.

Para algunos tratadistas la reelección consecutiva no necesariamente es algo negativo para el funcionamiento de la democracia Alegan que limitar la reelección es más bien antidemocrático y tampoco ayuda a mejorar la rendición de cuentas. Y ponen de ejemplo, que presidente de Estados Unidos Alexander Hamilton defendió la posibilidad que los presidentes fueran reelegidos indefinidamente.

Hamilton argumentaba que era antidemocrático limitar la reelección, “pues reducía las opciones deseadas por parte de los electores”.

En número

150
elecciones
se han celebrado en América Latina desde el 1960, época de apertura democrática y en las que los esquemas de una reelección consecutiva han resultado ganadores en un 90% .

Ex presidencial Hipolito Mejia .
Ex presidencial Hipolito Mejia .