Tragedia



La explosión ayer provocada por una fuga en un depósito de gas en el interior de una fábrica de plásticos en el sector Villas Agrícolas del Distrito Nacional causó la muerte de al menos cuatro personas, 93 heridos, cuatro desaparecidos y cuantiosos daños materiales, por lo que bien puede calificarse ese suceso como terrible tragedia.

Las ondas expansivas de ese estallido, que destruyó gran parte de las instalaciones de la empresa Polyplas, causaron también destrozos en áreas circundantes y pánico entre sus residentes, muchos de los cuales creyeron que se trataba de un gran terremoto.
Un informe preliminar emitido por el Cuerpo de Bomberos indica que la explosión se habría producido por un manejo inapropiado en el depósito de combustible mientras estaba encendida una de las calderas de la fábrica, aunque esa versión requiere ser confirmada o desmentida a través de una investigación de mayor alcance.

La sociedad amaneció hoy acongojada por tan trágico suceso ocurrido en una instalación industrial que opera por más de medio siglo en el sector Villas Agrícolas, donde trabajaban cientos de empleados, cuatro de los cuales murieron en la explosión y 93 sufrieron heridas o quemaduras, por lo que se acentúa el temor de que se incremente la cifra de víctimas fatales.

Se resalta la rápida intervención de las instituciones de socorro y emergencia, tales como el Cuerpo de Bomberos, Salud Pública, Defensa Civil que ayudaron a sofocar el incendio, trasladar los heridos a hospitales y localizar los cuerpos de los fallecidos.

La tragedia que hoy todos lamentan obliga a reiterar el reclamo a las autoridades de que apliquen efectivos programas de fiscalización y control de seguridad en instalaciones industriales, comerciales y de servicios, especialmente aquellas que manejan grandes depósitos de combustibles.

Es poco lo que se sabe de la antigua Dirección de Higiene y Seguridad Industrial, del Ministerio de Trabajo, o de dependencias similares que operan en los ministerios de Industria y Comercio y Salud Pública, y en el Cuerpo de Bomberos, todas las cuales actúan por lo general después de ocurrir una desgracia como la de ayer.

El Nacional participa del pesar colectivo por la tragedia acaecida ayer en el barrio de Villas Agrícolas, expresa condolencias a los familiares de los fallecidos y heridos, al tiempo que reclama con vehemencia que el Gobierno aplique de manera rígida y continua los programas de fiscalización y control en todo lo referido a la seguridad industrial y del trabajo.