Articulistas Opinión

5G… ¿selectivo?

5G… ¿selectivo?

5G, según lo que se habla desde hace años, es una especie de octava maravilla en términos de telecomunicaciones.

Este nuevo estándar, que viene desplegándose en el mundo desde 2019, garantiza no solo mayor velocidad de conexión, sino mayor estabilidad y menor latencia para potenciar aún más los temas de Internet de las Cosas (IoT) y ciudades inteligentes.

República Dominicana, considerada un importante referente económico y tecnológico en el Caribe y Centroamérica, no se queda atrás en cuestiones 5G, y desde hace algún tiempo se ve a las principales prestadoras de servicio anunciando sus avances en ese sentido.

Iniciando el mes de diciembre, una de esas prestadoras anunció que ya estaba disponible la primera -y única- red 5G en el país.

Inicialmente, esta primera red 5G está disponible en 29 sectores del Distrito Nacional, una estrategia de despliegue tan común como lógica por un tema de costos de infraestructura y procesos de adecuación. Con el paso del tiempo es de esperarse que la famosa red 5G se vaya replicando en lugares como Punta Cana y Santiago, y de ahí al resto del país.

Excelente que ya tengamos la primera red 5G en mercado dominicano, pero no todo es tan fabuloso como parece.

De entrada, al menos hasta que los demás proveedores ofrezcan sus propias versiones, esta red 5G esta exclusivamente disponible para usuarios de una prestadora específica de servicios.

Esto no tiene nada de malo. Es, de hecho, algo bastante común en este tipo de despliegues primarios de nuevas tecnologías.

No. Lo malo es que esa prestadora de servicios que ofrece esa “única y primera red 5G” limite su disponibilidad a equipos propiedad de esa compañía, específicamente de modelos puntuales de dos marcas, según indicó un representante de servicio al cliente la semana pasada.

Por si no se entendió, quiere decir que aquellas personas que tengan un teléfono comprado por su cuenta, sin hacer uso de cambiazos o puntos u otros mecanismos, se queda fuera de esa anhelada red 5G. También, si no se tiene uno de los modelos específicos señalados, no hay forma de acceder a sus beneficios.

¿Qué autoridad regula esto? ¿Es obligado comprarle el teléfono a la prestadora de servicios? Recuerden que al hacer esto, automáticamente quedamos atados a esa compañía con un contrato que se renueva cada vez que se cae en el jueguito del cambiazo o el intercambio de puntos acumulados.

Es un poco cuesta arriba anunciar algo con tanto entusiasmo para al final limitarlo a par de usuarios.

Rocío Díaz

Rocío Díaz