Articulistas

A caminar

A caminar

Eduardo Álvarez

Es beneficioso para reducir el estrés y romper con las actitudes negativas. Liberas endorfinas, la que los cardiólogos llaman hormona del amor. Como parte de la cotidianidad, es saludable y reconfortante. Dar entre seis, ocho y diez mil pasos de forma habitual reduce el riesgo de desarrollar presión arterial alta, diabetes y enfermedades cardíacas.

Fortalece los huesos y músculos, ayuda mantener un peso adecuado y buen estado de ánimo.

Los lugares concéntricos, propicios para andar a pie, son una invaluable y permanente fuente de salud, sin costo alguno. Puedes encontrar en ellos la mayor riqueza que demanda una vida plena. ¿Donde están? En los parques, iglesias, centros deportivos, plazas comerciales, en fin.

Esto significa que los medios para mantenernos saludables y en buen ánimo, lejos de ser parciales en tiempo y espacio, deben estar a mano en casa, en el vecindario, canino al trabajo y el mismo puesto laboral. Crea hábitos que no demandan tiempo ni recursos extras.

Cuando el Estado colectiviza el transporte público, además de hacerlo eficiente reduciendo sus costos, contribuye a la conformación de estos lugares concéntricos de lo que tanto hablan los mejores urbanistas, enamorados del concierto social y el calor humano que ello propicia.

Si todos los caminos nos conducen al encuentro amigable que nos ofrece una buena relación social y de negocio, así como a auspiciosas fuentes de trabajo, estudio o distracción, podemos decir que disfrutamos de la mayor riqueza.

De manera que el Monorriel de Santiago, la ampliación del Metro de Santo Domingo y los corredores de la Núñez, Churchill y de la Charles de Gaulle son un aporte significativo a la economía y calidad de vida de todos.

Eduardo Álvarez

Eduardo Álvarez