Articulistas

Años duros por venir

Años duros por venir

Manuel Fermín

La amplitud del consenso en torno a la gestión de los dos primeros años del Gobierno no permite augurar que los siguientes dos restantes tendrían un desenvolvimiento igual o mejor.

La preocupación es que hay demasiada concentración de esperanza en el presidente Abinader y el camino de este país es a marcha forzada en la demanda.

Es una carga enorme enfrentar tantos problemas al mismo tiempo, y agravados algunos de ellos por la improvisación. Sí es comprobable que hay una favorable opinión de las políticas del Banco Central, sin embargo, el costo de la energía es amenaza grave pues la OPEP+ aspira a precio de US$90 el barril, y el gas y el carbón se suman a la crisis.

Con interpretación consensuada se aprueba también el desarrollo que con carácter troncal le ha impreso el Presidente a la transparencia, pero se le señalan hechos que le restan celo a esta iniciativa.

A mi entender su mayor derrota han sido las deficiencias del sistema educativo. El Gobierno se descuidó en enfrentar con calidad y eficiencia este déficit social, y no hacerlo como se esperaba con la hegemonía ideológica que se decía para satisfacer la demanda de aulas, materiales y calidad docente. Por el contrario, “el cambio” ha agravado esta dolencia porque ha terminado desacreditando la racionalidad del 4 % con un pésimo desempeño.

Es innegable que no es atractivo lo que dan estas “malas notas” obtenidas para lanzarse al laberíntico deseo de la reelección; pero más: entran factores preocupantes en juego: los intereses políticos y no solo los resultados de gestión.

Moviéndose en este doble frente causa cierta turbación en “compañeros” pocos favorables a la reelección dejando constancia de su mala disposición después de la convención lo que no contribuirá a la armonía sin fisuras.

Al oficialismo le aguardan escenarios delicados: habrá elecciones lo que obliga a un interrogante ético: se desbordaría el Gobierno por mantener espacios de poder? La tarea parece endiabladamente difícil.

Manuel Fermín

Manuel Fermín