Articulistas Opinión

Ayer; hoy

Ayer; hoy

Manuel Fermín

Si realizamos una pequeña excursión política por los últimos veinte años, podemos apreciar qué tipo de líderes tenemos hoy, principalmente quienes nos gobiernan pues son abundantes sus declaraciones rabiosamente opositoras a todo lo que era gestionado en esos períodos de gobierno.

Desde falta de visión de futuro y ánimo e inteligencia para emprender el verdadero camino del progreso, hasta echar en falta la honestidad para ofrecer cifras de la Economía, lo que era todo un estereotipo; nunca reconocían estos resultados, como también el pecaminoso (ayer) endeudamiento externo que era objeto de críticas en el Congreso y en los medios, en fin, vivíamos en un retroceso desintegrador de la nación según los voceros y líderes cuya alternativa ofrecida se convertía en mensaje oportunista,y que nos permite apreciar hoy el efecto desalentador, pero sobretodo falso, de aquellas exigencias que han variado totalmente.

No tienen ni siquiera el coraje para admitir y para llevar el poder con la eficacia y previsión de futuro, simplemente andamos a tientas, con mucha improvisación, pero con probada capacidad de seducción por vía mediática. Pocas iniciativas de nuestros gestores públicos tienen el sello de su identidad, y obsérvese las obras que se ejecutan que son un calco, y ayer eran innecesarias, faraónicas y suntuarias. La verdad que el modelo de liderazgo gobernante encaja muy bien en aquellos dirigentes orientados a dirigir a los hombres sin memoria. Pienso que esto debe corregirse.

No se puede seguir con tantas prácticas torcidas de hacer política sobre la base de que “el fin justifica los medios”. ¿O aceptar que en este tiempo, resulta más evidente e insultante la hipocresía? ¿Hay que mostrar el pantagruélico apetito de gastar lo que no se produce para lucir que se gobierna bien?; ¿vivir en una burbuja frágil y voraz que nos retrotrae al pasado?; ¿vamos a seguir utilizando el torrente de liquidez de la boyante bóveda extranjera porque le huyen a la reforma fiscal? ¡El pueblo que juzgue!

Manuel Fermín

Manuel Fermín