Página Dos Pulsaciones

Código Penal como un trompo

Código Penal como un trompo

En más de 20 años que lleva en las cámaras legislativas, el Código Penal ha dado más vueltas que un trompo. Ha sido consensuado, aprobado, vetado, modificado, dejado sobre la mesa y objeto de mil y una modificaciones en su largo vía crucis en el Congreso.

En principio se creía que la manzana de la discordia eran las tres causales, pero ni siquiera eliminándolas se ha logrado que el proyecto sea sancionado por el Senado y la Cámara de Diputados. Se pensaba que tras resucitarlo y modificar seis artículos considerados conflictivos, de los 419 con que cuenta, el proyecto sería sancionado por los diputados.

Sin embargo, en la sesión de ayer se acordó dejarlo sobre la mesa para volver a discutirlo el martes próximo. En caso de aprobarse la pieza volvería al Senado, que ya lo había aprobado, que no se sabe si acogerá las modificaciones de los diputados. La realidad es que ningún sector quiere el Código Penal.

De lo contrario hace tiempo que se hubiera llegado a un verdadero consenso para aprobarlo. Pero no lo han hecho ni siquiera para comprometer al presidente Luis Abinader, quien, como se sabe, favoreció la inclusión de las causales excludas del proyecto. La indecisión de los legisladores ha generado todo tipo de especulaciones. Con el último fracaso ni un oráculo se atrevería a vaticinar la suerte de un proyecto que ha corrido más que una pelota en cualquier escenario.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos