Cójanlo



Falta de voluntad

No sorprende que el ministro de Hacienda, Donald Guerrero, anunciara que la reforma fiscal no será aprobada en la actual gestión del presidente Danilo Medina. Si algo sorprende es el pretexto enarbolado por el funcionario de que el pacto no se discutirá por estarse en un año preelectoral.

Porque la realidad es que el acuerdo, que forma parte de la constitucional Estrategia Nacional de Desarrollo, no se sancionará por falta de voluntad del Gobierno. Y una de las principales razones es que las autoridades no están en sanear el gasto administrativo.

De 2012 a la fecha ha habido muchos años que no son preelectorales sin que se convocara a discutir el pacto fiscal.

Otro acuerdo como el eléctrico también está en el aire porque no hubo manera de consensuarlo. Si los intereses nacionales predominaran sobre los políticos el país hace tiempo que contara no solo con el pacto educativo, que en la práctica tampoco ha sido la gran cosa, sino con el eléctrico y el fiscal.

El ministro de Hacienda, con argumentos que no pueden ser más infelices, confirmó lo que todos saben: que las autoridades no están en eso.