Cójanlo

repatriados


Criollos repatriados

 

A cada momento Estados Unidos anuncia la repatriación de decenas de compatriotas que han cumplido condenas o por ingresar de manera ilegal al territorio.

Nada se puede hacer para impedirlo, porque es la misma política que se aplica contra extranjeros en las mismas condiciones. Sin embargo, no deja de preocupar que los dominicanos sigan invirtiendo cuantiosos recursos en arriesgadas aventuras como la de entrar en yolas a Puerto Rico.

Pero también casos como el de los 67 compatriotas que fueron expulsados de Chile por mala conducta y residir de manera ilegal en la nación suramericana. Las emigraciones ilegales en busca de mejor suerte podrán siempre discutirse.

Pueden formar parte hasta del derecho a la ilusión. Lo más preocupante es la mala imagen que se proyecta del país con las fechorías en que incurren compatriotas en las naciones huésped.

El dominicano en el exterior ha puesto en alto el nombre del territorio por capacidad de trabajo, el deporte y la música entre otras actividades, pero esa buena credencial es dañada por quienes se apartan de las normas. El caso merece atención.