Cójanlo



Senado caritativo

 

Además del barrilito con que cuentan los senadores para donaciones y obras de caridad, la Cámara Alta también ejecuta programas sociales, que por demás se apartan de su función de legislar y velar por el cumplimiento de las leyes.

En tanto se censura al Plan Social de la Presidencia porque en violación de la ley electoral solicitó 380 millones de pesos para comprar electrodomésticos para donarlos en medio del proceso de votaciones, sale a relucir que en los primeros seis meses de 2019 el Senado realizó donaciones a personas por 147.7 millones de pesos.

Del presupuesto de 2,535,779,124 de pesos llama la atención que entre los gastos en que incurrió el cuerpo legislativo se incluyen transferencias a asociaciones sin fines de lucro y partidos políticos por 6,5 millones de pesos.

Además de la asignación para obras caritativas y oficinas provinciales, los gastos del Senado, de por sí muy elevados, dejan mucho que desear.

Por de pronto los senadores que buscan su reelección lo hacen con ventajas en recursos públicos contra sus rivales. Sobre los gastos y las cuantiosas donaciones de la Cámara Alta, que deberían investigarse, bastará con una explicación.