Como cada domingo



Por Acroarte.- 

La Asociación de Cronistas de Arte de República Dominicana (Acroarte) se encuentra sometida a una de las pruebas más difíciles de su existencia, tras el resultado de las pasadas elecciones del 29 de junio de 2019.

No he sido militante de ninguno de los dos sectores que han configurado las dos opciones que se presentaron al escrutinio y a ambos les reconozco sus aportes a favor de la institución, en la misma medida en que mantengo una postura definida respecto de cuál debe ser la salida institucional a la situación generara por la declaratoria de empate, de dos miembros de la Comisión Electoral y el voto disidente de un tercero, mediante la validación de un voto nulo rayado en ambas planchas.

He sido colaborador de la gestión 2017-2019 que encabezó la periodista y compañera Emelyn Baldera, que fue excelente y que sigo apreciando; elevó la categoría, trascendencia del Premio Soberano y se manejó de forma eficiente y democrática.

Baldera sigue contando con mis simpatías en su candidatura a regidora (PRD) en las venideras elecciones municipales, exactamente en la misma medida en que favorecería, de poder votar en su localidad, la de José Ignacio Morales (El Artístico) a la alcaldía de La Romana, por el PRM, y que representa una opción nueva y prometedora a partir de una trayectoria de servicio comunitario de más de 30 años, un candidato de un aire nuevo al que esa comunidad debería darle respaldo, tal cual aparece puntero en las mediciones locales.

Volviendo a Acroarte, sin denostar a nadie, sin calificar negativamente a mis colegas que están en la plancha de Alexis Beltré, sin imputaciones personales que no hacen más que radicalizar posturas, pienso que la única salida institucional debe partir de:

• Convocatoria de nuevas elecciones en breve plazo

• Instalación de las autoridades que surjan de esas elecciones

• Reencuentro de la familia acroartista a partir del resultado de esas elecciones

• Reajuste del proceso de evaluación y los pasos previos para determinar nominaciones del Premio Soberano a fin de que no se pierda la continuidad del más prestigioso premio artístico de RD.