Articulistas Opinión

El cerco de Jean Alain

El cerco de Jean Alain

RAFAEL SANTOS

Una posible negociación entre el exprocurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, con el Ministerio Público, podría traer nefastas consecuencias a lo interno del opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

A nuestro entender, le convendría a la dirigencia política del partido morado, antes de que el tema continúe tomando más cuerpo, montar todo un dispositivo de informaciones sobre los temas que cada vez más la salpican, pero los mismos bien pudieran ser creíbles al grueso de la sociedad.

La emboscada en la que se encuentra el ex del jefe del MP no le está dejando más salida que unas negociaciones en la que de seguro podrían salir a relucir nombres de algunos de los llamados «intocables » de la cúpula morada, lo que vendría a suponer un golpe demoledor.

Por más esfuerzos que se haga para presentar ante el país un escenario de crecimiento del PLD, para muchos, estas estrategias mediáticas no son más que posiciones que bien podrían llamárseles esquizofrenia política, las cuales les permiten a sus dirigentes forjarse ideas muy divorciadas de la realidad.

El cerco en el cual se encuentra Jean Alain, es un temible callejón sin salida, que bien podría terminar de sepultar por lo menos para el proceso del 24, las posibilidades de un posible retorno del PLD al poder.

Con cada prueba de las que no tememos posee el Ministerio Público, es un peldaño más que baja hasta el fondo de las posibilidades las aspiraciones políticas de la citada entidad de cara a su futuro inmediato.

De continuar las cosas como van, el PLD solo tiene dos caminos, y ambos son sustentados en negociaciones a futuro si de verdad quieren buscar después del 24 un respiro que le permita presentar una propuesta decorosa, pero la misma de cara al 28.

La primera negociación se podría dar con un Leonel Fernández que según va pasando el tiempo agiganta su simpatía en el electorado, mientras la segunda, con un PRM que le inyectaría un leve respiro en base a una impunidad “necesaria”, pero que de paso dejaría muy mal parado

Rafael Santos

Rafael Santos