Articulistas Opinión

Envejecer saludable

Envejecer saludable

Anulfo Mateo Pérez

La variante B.1.1.529 ómicron, que se propaga rápidamente por el mundo en la quinta ola del coronavirus produce en las personas un cuadro clínico caracterizado por dolor de garganta, tos seca, estornudos, congestión nasal, fatiga, fiebre, malestar muscular y de cabeza, mientras el paciente conserva el olfato y el gusto.

El cuadro clínico citado también es el mismo del contagio de la influenza, por lo que hay que evitar autodiagnosticarse, automedicarse y acudir de inmediato al médico para examen y prueba PCR.

Las infecciones de referencia son entidades respiratorias muy contagiosas, por virus muy distintos, y en la influenza las molestias se diferencian en que suelen ser más leves y superadas a más corto tiempo.

Durante esta pandemia por coronavirus, los más expuestos son los envejecientes, por hipertensión, diabetes mellitus o cualquier condición donde predomine la condición inmunodepresiva.

Pese a la pandemia por Covid-19, con más de 5 millones de fallecidos por esa causa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que entre 2020 y 2030, el número de mayores aumentará en un 34%.

En la actualidad, el número de personas de 60 años o más supera al de niños menores de 5 años. Se estima que para el 2050, el número de personas de 60 años o más será superior al de adolescentes y jóvenes de 13 a 24 años de edad.Asimismo, se percibe que en 2050, el 65% de las personas mayores vivirá en los países de ingresos bajos y medianos y que la pauta de envejecimiento de la población es mucho más rápida que en el pasado.

Los expertos plantean que todos los países se enfrentan a retos importantes para garantizar que sus sistemas sanitarios y sociales estén preparados para afrontar ese cambio demográfico en perspectiva.

Anulfo Mateo Pérez

Anulfo Mateo Pérez