La extraordinaria belleza del lago No me olvides



Alberta. Calgary. Canadá. Este inmenso país tiene su mejor potencial como destino turístico en su naturaleza rotunda.

Sus elevadas montañas, su organización en Parques Nacionales dotados de todas las facilidades y recursos para proporcionar al visitante la experiencia ecoturística de sus vidas, sus lagos transparente, calmos y que proyectan en silencio un rotundo mensaje de armonía y paz interior, sus climas fríos, sus glaciares, su verano a temperatura de 15 grados y la amplia diversidad de su flora y fauna, con especies que son míticas y cuya renombre precede a la llegada a este inmenso país del norte de América.

Canada representa un patrimonio natural, en flora y fauna, del cual sus autoridades están conscientes y que manejan con una enorme responsabilidad, casi siempre autogestionaria.

Y en adición a esa oferta, puramente turística, este país ofrece lugares de acceso gratuito y de una belleza que no se puede transmitir con palabras.

Uno de esos destinos amigables, con todas las facilidades para recibir familias (Mesas para picnic, facilidad para cocinar el típico plato canadiense de las salchichas de estilo europeo, asadas al fuego de la leña), es el lago No me Olvides(Forgetmenot-pond).

No leyeron mal: “No me olvides” se llama el pequeño lago de indescriptibles aguas verdiazualadas, y que es justamente imposible: no se puede olvidar un lugar como este. Enmarcado por una cadena de montañas, adornado con una floresta basada en el pino típicamente canadiense y ubicado a 50 minutos de Calgary (en vehículo), el estado proporciona el acceso público por entender que los ciudadanos ya han pagado con sus impuestos ese derecho.

El lago No me olvides (Bragg Creek Kananaskis) cuenta con letrinas, mesas de picnic, bancos, un sendero para recorrer a pie todo el estanque, dos puentes de madera y otras condiciones para alojar a las familias que llevan botes inflables, trajes de baño (el agua esta a cinco grados en verano), bicicletas para niños, toda la comida del típico picnic canadiense, comprometiéndose a cumplir las normas de seguridad y preservación del lugar.

Un Apunte

El sendero

Da vuelta al lago. Es plano, amigable para los pies pequeños y es ancho como para un cochecito doble y no hay grandes rocas o raíces para atravesar. Es una gran experiencias para nuevos caminantes y personas con problemas de movilidad. Las vistas de las montañas circundantes son impresionantes.