Pulsaciones

Magnicidio: Fondo oscuro

Magnicidio: Fondo oscuro

El magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, lejos de aclararse, con el paso del tiempo no hace más que oscurecerse.

Tras el eclipse de la teoría sobre la contratación del comando de sicarios colombianos ahora la Policía, que es la que dirige las investigaciones, ha detenido a una exjuez destituida de manera arbitraria por el finado gobernante.

Pudiera parecer que con el caso de Wendelle Coq Thélot no se quiere dejar cabo suelto, pero el curso de las investigaciones apunta también a un marcado interés en desviarse del camino para proteger sospechosos.

Como para que no se diga también se busca al encargado de la seguridad de Moïse, Jean Laguel Civil, quien no se sabe dónde estaba el día del magnicidio.

La madrugada que lo ultimaron de 12 balazos en su residencia, el mandatario había llamado a alguien para pedirle que fuera a salvarlo porque lo iban a matar.

La exjuez podía estar entre los enemigos del gobernante, pero es muy suspicaz que el día del espantoso crimen en la mansión no hubiera ningún miembro de la seguridad.

Pero además la magistrada no fue la única destituida por Moïse cuando decidió permanecer en el poder en violación de una sentencia y gobernar por decreto.

Tras el asesinato del mandatario el que asumió el poder fue el destituido primer ministro Claude Joseph hasta que Estados Unidos, que lo reconoció como heredero legítimo, le pidió que se apartara y confiriera el mando a Ariel Henry.

Por el curso de la investigación se teme que los verdaderos responsables del crimen no sean tocados.

El Nacional