Articulistas

Violación sexual y consentimiento

Violación sexual  y consentimiento

Susi Pola

Las declaraciones del senador por La Vega, en el programa Matinal, de Telemicro, entrevistado por Laura Castellanos, Persio Maldonado y Geraldino González, sorprendieron negativamente al país y fueron objeto de muchas críticas de parte de amplios y diversos sectores de la población.

No es fácil para la cotidianidad ciudadana comprobar día tras día que, en general, las personas que legislan se diluyen en las directivas de sus agrupaciones políticas, de las que aprenden un ejercicio deficiente de sus roles de defender los intereses del pueblo que les eligió, algo que deberían tener siempre presente. De hecho, el senador entrevistado solo apeló fervientemente a este mandato cuando defendía el ‘derecho” que tienen a recibir exoneraciones de vehículos por haber sido “elegidos/as”.

Lo más asombroso es que, el senador entrevistado, sin tener absolutamente ninguna experticia en el tema, defendiera y explicara vehementemente, la diferencia que él cree hay entre relaciones sexuales “sin consentimiento” y violación sexual, con argumentos totalmente disparatados que no cuadran en el Derecho. Entonces, surge preguntarse en manos de quienes estamos, sobre todo las mujeres, en una mal llamada democracia sin representación.

No se puede creer que no sepan que la violación puede suceder en cualquier tipo de relación aun si no ha habido violencia física u otro tipo de abuso, que el contacto sexual indeseado no tiene por qué ser físico o violento y que, obligar a tener relaciones sexuales en contra su voluntad, sigue siendo abuso sexual y/o violación.

Por tanto, este senador -fue diputado desde 1994 hasta 2016- estaba ahí cuando la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW, 1979, y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer, «Convención de Belem do Para», 1995, ambas debidamente ratificadas por el Congreso dominicano, del cual él ha vivido bien durante 27 años.

Las víctimas de abuso sexual y/o violación en el marco del matrimonio se enfrentan a situaciones especialmente difíciles y diferentes, como tener que soportar el contacto permanente con el agresor y exponerse sin consecuencias, a más abusos y violencia de su parte, por lo que son diagnosticadas frecuentemente con depresión y ansiedad y están expuestas al feminicidio.

Hay razones más que establecida en niveles internacionales y nacionales, tanto de orden emocional como jurídico legal, que los/as congresistas no pueden darse el lujo de ignorar. Es una cuestión tan seria que requiere de más que de una trivial disculpa, se trata de incompetencia y es imperdonable.

Susi Pola

Susi Pola