DE SALUD Y OTRAS COSAS



Medicamentos, deportes: uso y abuso

En los Estados Unidos de Norteamérica más de 10 millones de personas utilizan medicamentos de prescripción sin justificación médica (*).

Hay tres clases de drogas que necesitan recetas controladas de las cuales se abusa con más frecuencia:
(1).- Opioides
Que se recetan mayormente para tratar el dolor.
(2).- Depresores del Sistema Nervioso Central (SNC)
Que se utilizan para tratar la ansiedad y los trastornos del sueño.
y
(3).- Estimulantes
Que se prescriben para tratar un trastorno del sueño denominado narcolepsia; también usado para tratar el déficit de atención con hiperactividad, sobre todo en niños y adolescentes y la obesidad para control del apetito.
(1).- ¿Qué son los opioides?
Se les conoce como narcóticos y su fuerte es la analgesia, es decir, mitigar el dolor.

En este grupo está la morfina, la codeína, la oxicodona, el propoxifeno, la miperidina (demerol®).

Actúan sobre los receptores del dolor en el SNC, pero son causantes de euforia y depresión respiratoria como efectos no deseados.
Crean tolerancia, quiere decir, que el usuario va aumentando las dosis conforme se adicta.

¿Qué ocurre cuando se suspenden bruscamente? Se produce un síndrome de abstinencia: desasosiego, dolores musculares, insomnio, dolor en los huesos, náuseas y vómitos.

A veces ocurre una brusca depresión respiratoria y la muerte.
(2).–Depresores del sistema nervioso (SNC)
En este grupo están los barbitúricos como el fenobarbital y el pentobarbital sódico que se utilizan para yugular los trastornos por ansiedad y del ciclo sueño-vigilia.

El Diazepán®, el Libriun®, el Tafil® se autorrecetan en nuestro medio y el peligro de adictarse es una realidad.
¿Cómo actúan? A través del GABA que es un neuromodulador que facilita la unión química entre las células del cerebro.

Su efecto es la somnolencia y mejora la ansiedad.
La tendencia en el usuario es el aumento de dosis en cuyo caso usted debe visitar a un psiquiatra que determinara un plan de deshabituación bajo internamiento o ambulatorio.
( 3).-Estimulantes

Son intensificadores de la actividad cerebral, con aumento de la agudeza mental y energía.

Concomitantemente aumenta la frecuencia de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la frecuencia respiratoria.

Los estimulantes como la dextroanfetaminas (dexedrina®) y el metilfenidato (ritalin®) incrementan la cantidad y calidad de la dopamina y la norepinefrina en el cerebro y traen por consecuencia euforia, reducen el apetito y poca necesidad de sueño.

A veces cuando se le va la mano a los abusadores de estas sustancias se eleva la temperatura del cuerpo que puede complicar con fallo cardiovascular y convulsiones.

En nuestro medio el éxtasis, que es como se conoce una de las variedades de estas neuromoléculas de síntesis químicas, solas o mezcladas, han causado estragos en la juventud.

Lo lamentable es que la población de médicos no psiquiatras prescriben estas drogas sin conocer las consecuencias deletéreas de esa acción.

Los deportistas, sobre todo los beisbolistas nuestros contratados en los Estados Unidos, han llenado de vergüenza a nuestro país, buscando un rendimiento adicional pero a veces, sin talento para el mismo.

Miles de dominicanos están atrapados en estas sustancias de las cuales no pueden zafarse. Acuda a un buen psiquiatra… de inmediato….
(*) NIDA EUA.