Articulistas

Algo más que salud

Algo más que salud

José Díaz

El automóvil y carreteras (II)

Continuamos valorando el más reciente libro de Santiago Castro, antitrujillista toda su vida que lo ha evidenciado en tres de sus libros sobre el tirano, no podía dejar de lado, en éste, como el sátrapa se valió de los accidentes de tránsito para deshacerse de opositores: el teniente médico Rafael González Rodal página 303 (1945), Dr. Enrique W. Lithgow Ceará página 306 (1949), Octavio Pérez Garrido en la 307 (1949).

Marrero Aristy, a pesar de ser afecto al régimen, Trujillo se disgustó con él y logró que muriera en un accidente en 1959; sicarios del tirano atropellaron en México a José Almoina Matos y uno se desmontó y lo remató a tiros.

El 24 de junio de 1960 Trujillo colocó, al lado del Cadillac del presidente venezolano Rómulo Betancourt, un carro cargado de dinamita que exploto a control remoto, Betancourt resulto herido, pero el ensayo se lo propusieron a Trujillo con muñecos y él prefirió tres presos que quedaron hechos pedazos “¡Ya está -diría Trujillo- Ahora a Caracas!” Ni hablar del “accidente” en que murieron las hermanas Mirabal y el chofer Rufino de la Cruz el 25 de noviembre de 1960 (pág. 317).

Finalmente, el propio Trujillo fue ajusticiado el 30 de mayo de 1961 gracias a que los complotados tenían tres vehículos con motores preparados:   Oldsmobile 1961 con un motor Cadillac, un Chevrolet Byscaine y un Mercury 1959 de Salvador Estrella Sadhalá en el que lo persiguieron desde la Feria Ganadera y lograron sobrepasar y bloquear el Chevrolet Belair blanco que conducía Zacarías de la Cruz. Antonio de la Maza fue el primero en herir al tirano, tirando desde el carro en marcha y luego le dio el tiro de gracia.

Chago concluye con el período postrujillo destacando los honestos esfuerzos de Bosch y los desaciertos del triunvirato que al final pasó a ser encabezado por un comerciante de autos y reseña las poderosas huelgas de choferes de entonces.

Este libro es un gran aporte que ilustra sobre un aspecto poco conocido y que indudablemente significa “algo más que salud”.

Por: José Díaz
[email protected]

El Nacional