Página Dos Pulsaciones

Cacería: Mal mensaje

Cacería: Mal mensaje

Todavía sea para intimidar a la delincuencia, el patrullaje de oficiales de la Policía encabezados por el comandante en Santiago, con armas largas y chalecos antibalas, no representa el mejor de los mensajes para garantizar el orden y la seguridad en la ciudad.

La imagen del general Claudio Edgar González Moquete al frente de un contingente de oficiales y alistados deja la impresión de que su misión consistirá en la cacería callejera sin reparar en las leyes.

El problema de la lucha contra la criminalidad y la delincuencia es que la Policía privilegia más la represión que la prevención.

Te puede interesar leer: Destituyen a director de la Policía en Santiago

La presencia del comandante en los operativos puede ser importante, pero su misión estaría mejor como estratega o coordinador de las acciones para contrarrestar los delitos.

En sus primeras medidas se anunció la detención de 20 personas, la ocupación de 10 motocicletas y el desmantelamiento de 11 puntos de venta y distribución de drogas.

Hay que reconocer que la incorporaación de 150 nuevos agentes, 12 camionetas y 12 motocicletas puede ser de mucha utilidad en la prevención de asaltos, robos y atracos, así como persecución de sospechosos de la comisión de delitos.

Santiago necesita seguridad y orden, pero sin abusos ni crímenes como el de Richard Báez (El Peluquero), por el que se imputó a miembros de la Policía. El teatro no aporta más que burla en la lucha contra la delincuencia.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos