Actualidad

Criminología analiza actitud de Alexis Villalona

Criminología analiza actitud de Alexis Villalona

Santo Domingo.-El experto criminólogo y perito forense licenciado Wilfredo Mora analiza los niveles de agresividad del banilejo Alexis Villalona y considera que en cualquier calles del país hay otros hombres con los mismos niveles de agresividad.

Alexis Villalona, “el abusador de Baní”, muy pronto será el estereotipo delincuente de la violencia contra la mujer. Lo malo es que él no tuvo ningún vínculo hasta aquel día gris en que se produjo el incidente. Luego surgió esta “campaña” del hecho que ha adoptado varios nombres y diferentes comentarios. Entre los más comunes están el “delincuente” y “cobarde”.

Una “campaña” no es un hecho nacional aislado, sino que tiene lugar en el momento de una gran crisis de valores morales y civiles de una sociedad determinada. Es más, podemos afirmar que en el mundo entero este hecho está sucediendo o está a punto de ser conocido, o a punto de ocurrir.

Las redes sociales crean las motivaciones explícitas y construyen sus propios intereses. Pero la verdad que las “campañas”, quien las hace es el gobierno para evitar que este tipo de cuestiones sucedan y para indicar a las potenciales víctimas cómo proceder luego de que ocurran. Tales “campañas” lo que necesitan es abordar programas de concientización de la gente como una forma de control social, para que no ser víctima de la violencia. Y de nuevo repetimos, la violencia del momento irrumpe, como una modalidad de agresión sorpresiva, fruto de la crisis moral y social y generacional.

El otro aspecto es el de estereotipo delincuente. Los estereotipos delincuentes se vinculan a sujetos portadores de valores que dan como resultados un tipo de violencia o de tendencia; así, por ejemplo, el estereotipo de la droga, corresponde a sujetos que habitan dentro de una “juntiña” de vagos, holgazanes y además fiesteros y consumidores de los vicios de la vida nocturna.

El estereotipo del agresor o de comportamiento violento es propio de individuos asociados a las improvisaciones frente a hechos desagradables se inesperados, pero generalmente, éste se acompaña a la personalidad de ofensores verbales, pleitistas y vida en los delitos.

El experto criminólogo y perito forense licenciado Wilfredo Mora analiza los niveles de agresividad del banilejo Alexis Villalona y considera que en cualquier calles del país hay otros hombres con los mismos niveles de agresividad.

Para que el nombrado Alexis Villalona sea un estereotipo, es bueno conocer sus antecedentes. Sin dudas, los tendrá. Pero, también, no los tendrá. La función del estereotipo es diferenciar mejor a los buenos, y a los malos.

En el caso que nos ocupa, todos vimos la inhumanidad del acto ofensivo contra una mujer, que hizo muy poco para merecer esa descarga de violencia contra ella. Allí se criminalizó la actuación del agresor y se estereotipó.

Pero, el estereotipo funciona antes de que alguien cometa una ofensa. Y cualquiera puede estar en la camisa del abusador que agrede por miedo, prejuicio, o por desinhibición alcohólica frente a una situación, a una persona, sea conocida o no, sea amiga, vecina, o su propia esposa. Pues nada molesta al espíritu humano que la vergüenza, en el, varón, y que el asedio, en la mujer para gatillar en el cerebro la conducta violenta. Un elemento de los estereotipos delincuentes es la opinión pública. El público es informal y quiere justicia. Pero el público no sabe todo del sujeto que ha ofendido a otro, ni tampoco de la víctima.

Los investigadores-criminólogos acuden a las estadísticas para comprender quienes son realmente los que resultan condenados por agresiones similares; la forma en que se ejerce el control social sobre las explicaciones de ciertos delitos. No tenemos una base de datos sobre los estereotipos de agresiones de hombres hacia las mujeres.

En fin, las redes sociales son agentes de circulación de las noticias de delitos que desagradan, pero nada de eso es así. Como ha dicho un penalista dominicano: “por ese trance que se llama el delito pasa la vida entera de una persona”. Y ahora en el juicio se verá quien es realmente ese imputado. Y, decimos más, mañana, podemos ser otros.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos