Articulistas

Crónica del presente

Crónica del presente

Euclides Gutiérrez Félix

¡La epopeya incompleta! (15 de 15)

En conversaciones sostenidas con el jefe del Consejo Nacional de Seguridad, McGeorge Bundy, representante personal del presidente Lyndon Johnson, discutió un acuerdo que arribó a las siguientes conclusiones: Juan Bosch no sería presidente de la República en ese momento, aunque su  compañero de Partido escogido por él, Antonio Guzmán Fernández, que había sido ministro de Agricultura durante su mandato, asumiría la presidencia provisional quedando vigente la Constitución de 1963 y en funciones el Gabinete que había seleccionado Bosch para colaborar con el Coronel Caamaño Deñó.

El Ministro de las Fuerzas Armadas, capitán de navío Montes Arache, sería sustituido por el Coronel del Ejército José A. de León, en ese momento agregado militar en Washington.     

 McGeorge Bundy, uno de los funcionarios de más nivel intelectual del Gobierno estadounidense, viajó a Santo Domingo en un avión de la fuerza aérea de su país, acompañado del Coronel Fernández Domínguez, fundador y Jefe de los Militares Constitucionalistas, enviado personal de Juan Bosch de llevar al conocimiento del presidente Caamaño Deñó y la Jefatura Civil y Militar Constitucionalista, el acuerdo a que se había llegado.

Bosch envió a Fernández Domínguez porque era necesario un emisario de esa categoría como hombre de su absoluta confianza, conocido y respetado por los combatientes.

Caamaño Deñó, Fernández Domínguez, Jottin Cury, Antonio Guzmán Fernández, McGeorge Bundy y otros miembros del Gabinete y colaboradores civiles y militares del Presidente Caamaño Deñó, se reunieron el 16 de mayo en el antiguo Partido Dominicano en la Avenida George Washington; Bundy se despidió de Caamaño Deñó y Antonio Guzmán diciendo a este último que regresaba a Washington para comunicar al Presidente Johnson lo pactado.                  

 Bundy felicitó a Guzmán como próximo presidente de la República. El emisario arribó a Washington en las últimas horas de la noche de ese día y el acuerdo a que se había arribado con Bosch fue rechazado por el Subsecretario de Estado, encargado de los asuntos de América Latina, Thomas Mann, quien era uno de los funcionarios de un grupo del gobierno conocido como ¨Los Halcones¨.

Mann, con relaciones de amistad con personajes de la vida económica y social de Santo Domingo, gestionó personalmente la recomendación de una persona importante para que ocupara la Presidencia provisional hasta la celebración de elecciones en un periodo de un año.

Jimmy Pastoriza, influyente hombre de negocios, le sugirió el nombre de su cuñado, Héctor García Godoy, a quien las tropas estadounidenses bajo el nombre de Fuerzas Interamericana de Paz (FIP), impusieron como Presidente.              

Esa decisión provocó la renuncia de McGeorge Bundy y su alejamiento definitivo de la vida política. Bosch regresó a Santo Domingo y aceptó participar en las elecciones organizadas por Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA), desacreditada por su papel de instrumento colonialista de los estadounidenses; Don Juan estaba convencido de que si no participaba en esas elecciones las tropas de los Estados Unidos permanecerían largo tiempo en territorio dominicano. La intervención ordenada por el Presidente Johnson había demostrado que su único objetivo era impedir el retorno de Bosch a la presidencia y su estilo de gobernar.

En mayo de 1966 fueron celebradas las elecciones y el candidato de los estadounidenses, Joaquín Balaguer, heredero político de Rafael Trujillo Molina, ¨ganó¨ las elecciones organizadas, dirigidas y amañadas por el aparato político que Estados Unidos había estructurado en el país.

Por: Euclides Gutiérrez Félix (informació[email protected])

El Nacional