Mundo

«Fallas sistémicas» frustraron respuesta policial en Uvalde

«Fallas sistémicas» frustraron respuesta policial en Uvalde

UVALDE, Texas, EE.UU. (AP).- Casi 400 agentes policiales respondieron a la masacre en una escuela primaria de Uvalde, pero “fallas sistémicas” crearon una escena caótica que se prolongó durante más de una hora antes de que finalmente se confrontara y abatiera al hombre que asesinó a 21 personas, según un informe de investigadores dado a conocer el domingo.

El informe de casi 80 páginas fue el primero en criticar tanto a los cuerpos policiales estatales como federales, y no sólo a las autoridades del poblado del sur de Texas por la desconcertante falta de acción de agentes fuertemente armados mientras el agresor disparaba dentro de un aula de cuarto grado.

“En la Primaria Robb, los agentes policiales no se apegaron a su entrenamiento en caso de un atacante activo, y no le dieron prioridad a salvar vidas inocentes por encima de su propia seguridad”, se afirma en el informe.

El agresor disparó aproximadamente 142 balas dentro de la construcción, y “es casi un hecho” que al menos 100 disparos ocurrieron antes de que cualquier agente ingresara al lugar, según el documento.

El informe —la versión más completa hasta la fecha sobre la titubeante e irregular respuesta a la masacre del 24 de mayo en la Escuela Primaria Robb— fue elaborado por una comisión investigadora de la Cámara de Representantes de Texas y difundido el domingo a familiares de las víctimas.

PRC6CTV7Z5H5HF7RCUIPKJ6XSQ

Según el informe, 376 agentes policiales se reunieron en la escuela. La inmensa mayoría de ellos eran agentes estatales y federales, incluyendo 150 elementos de la Patrulla Fronteriza y 91 miembros de la policía estatal. “Además del atacante, la comisión no encontró otros `villanos’ en el transcurso de su investigación”, se señala en el informe. “No hay a quién podamos atribuir motivos dolosos o mezquinos.

Puedes leer: Policía estaba armada para neutralizar en «tres minutos» el tiroteo de Uvalde

En su lugar, encontramos fallas sistémicas y una toma de decisiones notablemente deficiente”.

El informe hizo notar que varios de los cientos de policías que se apresuraron a reportarse a la escuela estaban mejor capacitados y equipados que la policía del distrito escolar, a la cual el Departamento de Seguridad Pública de Texas, la fuerza de la policía estatal, responsabilizó previamente de no ingresar antes al aula.

“En esta crisis, ninguno de los agentes que respondió tomó la iniciativa para establecer un puesto de comando de incidente”, se indica en el informe. Un portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas no respondió a una solicitud de comentarios el domingo. Familiares de las víctimas en Uvalde recibieron copias del informe el domingo, antes de que fuera dado a conocer al público.

“Es una broma. Son una broma. No tienen nada que hacer portando una placa. Ninguno de ellos”, dijo Vincent Salazar, abuelo de Layla Salazar, de 11 años.

El informe fue emitido luego de varias semanas de entrevistas a puertas cerradas con más de 40 personas, incluyendo testigos y agentes policiales que estuvieron presentes en el lugar del tiroteo. Las flores colocadas en la plaza central de la localidad fueron retiradas antes del domingo, quedando únicamente algunos animales de felpa alrededor de las fuentes junto a fotografías de algunos de los niños asesinado.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos