Béisbol Deportes

¿Los hijos de Manny, Pedro y Papi están en el mismo equipo? Conoce a ‘Los Hijos’ de Brockton Rox

¿Los hijos de Manny, Pedro y Papi están en el mismo equipo? Conoce a ‘Los Hijos’ de Brockton Rox

La rivalidad entre los Red Sox y los Yankees pasa a la siguiente generación cuando Jaden Sheffield (de izquierda a derecha), Manny Ramírez Jr., Pedro Martínez Jr., D'Angelo Ortiz y Kade Foulke unen sus fuerzas. Joon Lee/ESPN

BROCKTON, Mass, (ESPN ). – Mientras el jardinero Pedro Martínez Jr., el primera base Manny Ramírez Jr., el tercera base D’Angelo Ortiz, el jardinero Jaden Sheffield y el lanzador Kade Foulke conversan en las jaulas de bateo, el gerente general Tom Tracey ahuyenta a los fanáticos que merodean afuera de Campanelli Stadium, con la esperanza de echar un vistazo a los jugadores conocidos colectivamente como «Los Hijos».

«Brockton High School está aquí al lado», dice Tracey. «Siempre hay gente dando vueltas tratando de ver qué está pasando aquí».

peloteros dominicanos hijos
¿Los hijos de Manny, Pedro y Papi están en el mismo equipo? Conoce a 'Los Hijos' de Brockton Rox 5

De hecho, se ha corrido la voz por Nueva Inglaterra. Aproximadamente a una hora en automóvil desde Fenway Park, los fanáticos del béisbol pueden ver jugar a los hijos de la realeza de la MLB, en el Brockton Rox de la Futures Collegiate Baseball League.

Una vez allí, podrían ver al miembro del Salón de la Fama David Ortiz ayudando a los jugadores a afinar sus swings, a Manny Ramírez demostrando cómo evitar la bola curva, a Keith Foulke, el ex cerrador de los Medias Rojas que hizo el último lanzamiento de la Serie Mundial de 2004. rastrillando la tierra del infield, o Pedro Martínez y Gary Sheffield observando desde uno de los palcos de la suite.

Los hijos reconocen la novedad de la situación. ‘Martínez Jr., Ortiz, Ramírez Jr. y Foulke intentan seguir los pasos de cuatro miembros de un equipo legendario de los Boston Red Sox en 2004, el que rompió la Maldición del Bambino. El papá de Sheffield estaba del otro lado de la rivalidad, como miembro de los New York Yankees.

Jaden Sheffield (extremo izquierdo) es el hijo de Gary Sheffield, quien jugó en el equipo de los Yankees de 2004 que cayó ante los padres de sus compañeros de equipo de Brockton Rox. Joon Lee/ESPN
Jaden Sheffield (extremo izquierdo) es el hijo de Gary Sheffield, quien jugó en el equipo de los Yankees de 2004 que cayó ante los padres de sus compañeros de equipo de Brockton Rox. Joon Lee/ESPN

«Nuestros papás son inseparables en la historia del béisbol», dice Martínez Jr. «Para mucha gente, esto es nostálgico. Todos solíamos vernos en Fenway en las reuniones. Para poder jugar entre nosotros en lugar de ver jugar a nuestros padres, estamos tratando de hacernos un nombre».

Los cinco hijos se unieron a Rox este verano en un intento por mejorar sus juegos. La Futures Collegiate Baseball League, que se ubica un poco por debajo de la prestigiosa Cape Cod League, brinda a los jugadores que ingresan a la universidad y a los que juegan en los niveles de División I, II o III la oportunidad de obtener un tiempo de juego constante desde finales de mayo hasta la segunda semana de agosto en una liga de ocho equipos.

Martínez jugó en Rox el verano pasado y es el mayor con 21 años, un estudiante que entra a su último año en la Universidad Lynn en Boca Ratón, Florida. Sheffield, de 19 años, es un estudiante de segundo año entrante en Georgetown. Ortiz, 17, Ramírez, 19, y Foulke, 18, son estudiantes de cara a su primer año: jugarán en Miami Dade College, Tallahassee Community College y Galveston College, respectivamente.

Esos nombres en la lista están haciendo que los juegos de Rox sean un boleto atractivo este verano. El equipo dice que la asistencia alcanza alrededor de 1,500 en un fin de semana promedio en un estadio con capacidad para 4,750; promediaba menos de la mitad antes de esta temporada.

«Definitivamente ha generado mucha expectativa», dice Tracey, quien comenta que no planeaba reunir a los hijos. «Los fanáticos escuchan los nombres y dicen que quieren ir a ver a estos niños, si son como sus papás y todo eso. Los fanáticos están allí antes y después de los juegos, y los niños envían cartas al estadio pidiendo autógrafos».

HIJOS DE PELETORES DOMINICANOS
Manny y Ortiz le dan un aventón a Pedro. ¿Suena familiar? Joon Lee/ESPN

Pero los hijos se encogen de hombros ante esta atención. Están acostumbrados, han sido objetivos de los equipos contrarios y de los fanáticos desde que eran niños. El joven Martínez recuerda haber escuchado burlas de «¿Quién es tu papá?» durante todo el tiempo que ha estado en un campo de béisbol.

«A todo el mundo le han dicho que ‘nunca serás tu papá’ o esto y aquello», dice Ortiz. «No estamos tratando de ser nuestros padres. Cuando las personas te ponen en un pedestal, te admiran y tratan de ver qué pueden tomar de ti. Todos estamos individualmente muy orgullosos de ser de dónde venimos y solo estamos tratando de mantener eso en marcha».

Y mucho más que la presión del público entrometido, los hijos dicen que sus críticos más duros residen en su interior.

«Solo quieres usar bien el apellido», dice Sheffield. «Eso es realmente lo que quiero hacer. Es una cuestión de orgullo. No trato de ser mi padre. No puedes. Mi padre hizo grandes cosas en el béisbol, y si puedo usar bien ese apellido, es cuestión de mantener el legado en marcha, una cuestión de orgullo».

Sus padres también esperan mucho de sus hijos y los mantienen en altos estándares, y bajo un riguroso escrutinio.

«Lo que no me gusta es que, si conectas un jonrón y lo ves, (nuestros padres) se enojan», dice Ramírez. «Si alguno de nosotros conecta un jonrón y lo mira, dice: ‘Oye, ¿qué estás haciendo? Corre las bases’. Estoy como, ‘Estoy tratando de hacer lo que ustedes solían hacer con los lanzadores. Aprendí esto de ustedes. Ustedes prostituyeron los jonrones'».

Bromea Martínez: «Mi papá solo te pegaba».

«Creo que su papá golpeó a mi papá en un momento», responde Sheffield, señalando a Martínez Jr. y riéndose.

Pero al mismo tiempo, todos saben que hay beneficios de tener padres famosos.

«Cualquier problema que pueda tener en el béisbol, mi papá lo ha experimentado», dice Foulke. «Si le cuento mi problema, él me dice… cómo puedo solucionarlo».

El cuerpo técnico de Rox dice que la pelota de verano es una oportunidad para crecer en lugar de centrarse en los números, pero las estadísticas muestran que hay margen de mejora. Es demasiado pronto para decir si alguno de «Los Hijos» llegará a las mayores.

En lo que va del verano, Ortiz se está desempeñando mejor en el plato, bateando .271 con 14 carreras impulsadas y 19 bases por bolas en sus primeros 22 juegos. Martínez está bateando .250/.372/.278, Ramírez .145/.213/.275 y Sheffield .159/.268/.232. Foulke ha permitido seis carreras en 6⅔ entradas con 13 ponches y cinco bases por bolas.

Pero su tiempo juntos también ha sido una experiencia de aprendizaje fuera del campo. Ramírez dice que cuando era niño no se dio cuenta de que su padre era una estrella del béisbol y no solo una celebridad que la gente reconocía en las calles. Hasta que llegó a Brockton, Foulke, que creció en Texas y Florida, no tenía idea de que su padre era una leyenda de Boston. Martínez solía estar confundido acerca de por qué tanta gente veneraba a su padre.

«Realmente no entendí lo grande que era hasta que ingresó al Salón de la Fama», dice Martínez. «Recuerdo haber hecho entrenamientos de fuerza con él y veo a mis jugadores favoritos y lo tratan como a la realeza. Ese es Mookie Betts hablando con él como si fuera alguien genial, tratándolo como si fuera de la realeza. ¿Por qué este tipo está hablando con el extraño e idiota de mi papá, que pasa su tiempo en casa cuidando sus flores».

hijos dominicanos peletores
Sheffield (Georgetown), Ramírez Jr. (Tallahassee CC), Martínez Jr. (Lynn University), Ortiz (Miami Dade College) y Foulke (Galveston College) jugarán béisbol universitario este otoño. Joon Lee/ESPN

Ser compañeros de equipo en el Rox ha hecho que los hijos se sientan menos solos. Todos dicen que nunca han estado cerca de tanta gente con experiencias de vida similares.

«El respeto que le tengo a su papá, a su papá, a su papá, a su papá», dice Martínez, señalando a sus compañeros. «A todos nos gusta saber, no es necesario que lo digas. Lo sé, él lo sabe. Todos nos relacionamos entre nosotros de alguna manera. Todos estamos unidos. Hay una conexión automática porque todos estamos atados juntos en la historia. Es algo que no puedes romper».

Por Joon Lee | (ESPN ) |

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos