Articulistas Opinión

Ludopatía y salud mental

Ludopatía y salud mental

Anulfo Mateo Pérez

Se ha comprobado que la Ludopatía tiene una causalidad de factores biológicos, genéticos y ambientales; se asocia al abuso de sustancias, trastorno de personalidad, depresión, ansiedad, a la bipolaridad, rasgo obsesivo compulsivo y déficit de atención con hiperactividad.

Este trastorno es más frecuente en personas jóvenes y de mediana edad, por lo que es conveniente evitar el juego y las apuestas durante la infancia y la adolescencia, para prevenir la enfermedad más adelante.

También se ha precisado que la adicción al juego es más frecuente en hombres que en mujeres, y estas se inician en esa práctica en edades más tarde de la vida; pueden volverse adictas con mayor rapidez.

No obstante, se ha observado que los patrones de juego entre hombres y mujeres son cada vez más similares, donde predominan una personalidad competitiva, adicta al trabajo productivo e impulsividad.

Hay mayor exposición para iniciarse en las apuestas cuando se está bajo la influencia del entorno familiar o de amigos portadores de este tipo de adicción, por lo que se recomienda alejarse de estos.

La ludopatía puede tener consecuencias profundas y duraderas en la vida de una persona, en sus relaciones interpersonales, en la actividad económica (bancarrota), legales o encarcelamiento y suicidio.

Entre las medidas para prevenir la ludopatía se encuentran programas educativos dirigidos a las personas y los grupos con mayor riesgo, no concurrir a lugares de apuestas, ni siquiera como observador.

La solución al padecimiento de la ludopatía se inicia con reconocerlo y procurar la asistencia psiquiátrica para recibir psicoterapia y tratamiento biológico con antidepresivo, ansiolítico, hipnótico, estabilizador del estado del ánimo y asistir a grupos de autoayuda.

Anulfo Mateo Pérez

Anulfo Mateo Pérez