Actualidad Judicial

Miriam Germán ve MP está plagado de problemas

Miriam Germán ve MP está plagado de problemas

Miriam Germán Brito

Santo Domingo.- El Ministerio Público está plagado de problemas con fiscales demandando ascensos y traslados a otras jurisdicciones sin que existan plazas, según consideraciones de la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito.

Se informó que ante del año 2020  en la administración de Jean Alain Rodríguez se ejecutaron ingreso acelerados de fiscales a la carrera, que hoy son fiscalizadores alcanzando una matrícula de 497 que está excediendo y hasta duplicando los juzgados de  paz.

Otros de los problemas del Ministerio Público es que la ley Orgánica plantea un diseño organizacional que no está siendo respetando en los tribunales y este irrespeto se sustenta en muchas de las inconformidades manifestadas por  los fiscales.

Te puede interesar leer: Denuncian malestar afecta a los fiscales

La magistrada Germán Brito explicó que es necesario realizar ascensos, porque hay lugares jurisdicciones donde sólo hay fiscalizadores, pero hay muchos otros donde existen procuradores fiscales y su posición no es considerada para la asignación de las funciones de la misma.

Expresó que  ninguna de estas justificaciones se corresponde con un ejercicio de  liderazgo responsable y capaz lo que evidencia el irrespeto a la ley de Ministerio Público.

Otro problema que existe es que en la posición de procuradores de Corte de Apelación hay 280 fiscales y asignarles  funciones se dificulta, lo que constituye un debate cotidiano.

Esto coincide con las expectativas de procuradores fiscales que aspiran a  ser ascendidos y cuyos méritos lo pueden justificar.

“Pero, quiero de nuevo apelar a la comprensión, honestidad y transparencia, demandar recursos para producir  ascensos a posiciones que no están vacantes en los tribunales”, subraya Germán Brito.

Agregó “Quiero finalmente compartirles otra situación preocupante, mientras cuatro fiscalías concentran el 48% de los fiscales, hay 32 que operan con el 52% restante”.

Dijo que se pueden plantear muchas razones para esto, “pero en buena administración estamos obligados a hacer una adecuada distribución de los recursos y a asegurar el servicio a todos los ciudadanos”.  

Ya que existen provincias completas que solo disponen de cuatro fiscales, y estos cuatro están solicitando traslado a otras  más pobladas.

La magistrada Miriam Germán Brito se preguntó ¿es  posible seguir concentrando personas en  los mismos lugares mientras otros están en  condiciones inoperantes?

Debido a eso, la procuradora expresó  que los  problemas del Ministerio Públicos son financieros y  los trámites presupuestarios  oportunos y los equipamientos, y condicionamientos materiales lo pueden solucionar todo, pero hay que comprender la situación.

 “En mi condición de presidenta del Consejo Superior del Ministerio Público, he presenciado  la natural confrontación de estas perspectivas  en la búsqueda de soluciones y respuestas a  las demandas que los fiscales plantean”, añadió.

A continuación el texto completo de la comunicación:

La Procuradora General de la República invita a una reflexión sosegada y responsable sobre la carrera del Ministerio Público

He querido reunirme hoy con ustedes para dialogar sobre asuntos que nos interesan y preocupan a todos, y que debemos abordar con la madurez, sensatez y honestidad que nuestras funciones demandan.

Considerar que nuestros problemas son financieros y que los trámites presupuestarios oportunos y los equipamientos, y condicionamientos materiales lo pueden solucionar todo, es no comprender la situación.

Quienes estamos en esta institución en posiciones de dirección, estamos obligados a respetar las leyes, normas, y reglas de la administración, este órgano que persigue su respeto, debe ser el primero en su cumplimiento.  Asímismo, debemos conciliar las expectativas, necesidades y méritos de nuestros fiscales con las posibilidades institucionales, no solo, como ya mencioné, de recursos materiales que, paradójicamente, a veces son de más fácil solución, sino con las normativas legales que nos rigen.

En mi condición de presidenta del Consejo Superior del Ministerio Público, he presenciado la natural confrontación de estas perspectivas en la búsqueda de soluciones y respuestas a las demandas que ustedes plantean. Quiero invitarlos a participar en esta conversación, no en la habitual condición de solicitantes, sino en la de buscadores de soluciones; no de las simples y complacientes, sino de las verdaderas.

En los años previos a esta gestión se ejecutó un ingreso acelerado de fiscales a la carrera, hoy fiscalizadores, llegando a alcanzar los 497, excediendo y hasta duplicando los juzgados de paz, se desplazaron a todos los ámbitos de la institución.

Hoy ellos reclaman ser ascendidos, todos, por el tiempo, porque desempeñan tales o cuales funciones, por sus méritos. Su reclamo, válido en términos personales, debe ser ponderado con otras realidades que honestamente no podemos dejar de ver.  Si bien en muchos lugares sus funciones responden a una necesidad real, en muchas otras es el resultado de las decisiones de sus titulares como lo atestiguan los reclamos de violación al principio de jerarquía que tenemos ante nosotros.

La Ley Orgánica plantea un diseño organizacional, que no se está respetando y este irrespeto sustenta muchas de las inconformidades manifestadas por ustedes, en esta situación yo les pregunto: ¿Qué hacemos? ¿Podemos pretender solucionar esas inconformidades con presupuesto y ascensos, sin reconocer que estamos actuando al margen de los principios que nos rigen?  Esto puede resultar menos difícil, ¿pero es honesto?

Hemos reconocido que es necesario realizar ascensos; hay lugares donde sólo tenemos fiscalizadores, pero hay muchos otros donde tenemos procuradores fiscales y su posición no es considerada para la asignación de las funciones de la misma.  Esto ha sido justificado de muchas formas, pero ninguna de estas justificaciones se corresponde con un ejercicio de liderazgo responsable y capaz.

Debemos tomar decisiones, no solo en atención a los reclamos que hoy analizamos sino con relación a las posiciones de carrera y sus atribuciones. ¿Solo tendremos fiscales? ¿Deberíamos plantearnos una reforma legal?  ¿Podemos funcionar así al margen de nuestra Ley?  ¿Esto no es importante?

En la posición de procuradores de corte de apelación, tenemos 280 fiscales y asignarles funciones se dificulta, lo que constituye un debate cotidiano.  Esto coincide con las expectativas de procuradores fiscales que aspiran a ser ascendidos y cuyos méritos lo pueden justificar, pero quiero de nuevo apelar a su comprensión.  ¿Podemos, con honestidad y transparencia, demandar recursos para producir ascensos a posiciones que no están vacantes?

Quiero finalmente compartirles otra situación preocupante, mientras cuatro fiscalías concentran el 48% de los fiscales, 32 operan con el 52% restante.  Podemos plantear muchas razones para esto, pero en buena administración estamos obligados a hacer una adecuada distribución de los recursos y a asegurar el servicio a todos los ciudadanos.

Tenemos provincias completas que solo disponen de cuatro fiscales, y estos cuatro están solicitando traslado hacia las cuatro más pobladas.  ¿Qué podemos responder a las demandas de fiscales que continuamente recibimos de las 32 menos beneficiadas?

¿Es posible seguir concentrando personas en los mismos lugares mientras otros están en condiciones inoperantes? ¿Seguimos ingresando fiscales que terminarán engrosando los mismos lugares?

Buscar soluciones a todos estos problemas, algunos con categoría de crisis, demanda la participación responsable y honesta de todos.  Estamos afrontando una inadecuada planificación de ingreso a la carrera y de distribución interna de los fiscales, la solución no puede ser agravarlos.  Seamos conscientes de que nuestras actuaciones serán examinadas acuciosamente en investigaciones y auditorías, por fiscales y jueces rigurosos.

Es cierto que muchos de estos problemas no los hemos creado nosotros, también que su carácter puede ser histórico, pero eso no nos excusa del cumplimiento de nuestras obligaciones respetando la Ley, la primera de todas, la nuestra.  Por esto tendremos que rendir cuentas, la autonomía que nos confiere la Constitución, no nos excusa, más bien nos obliga.

Reitero que nuestros problemas no son solamente presupuestarios, también lo son de legalidad, de pertinencia, y de responsabilidad.  Respeto profundamente el trabajo, las aspiraciones y expectativas de los miembros de la carrera del Ministerio Público, pero debemos todos recordar que las carreras profesionales son de largas distancias y resistencia, no de fuerza y velocidad.

Con estas palabras doy inicio a esta reflexión, la cual debe ser profunda, sosegada y responsable.

Miriam Germán Brito,
Procuradora General de la República.
06 de octubre de 2023.