Articulistas Opinión

Puntos… y picas

Puntos… y picas

Carlos Manuel Estrella

Asesinato por encargo

El asesinato del abogado Basilio Guzmán, a la entrada de su residencia del sector Cerros de Gurabo en Santiago, es un crimen por encargo, ejecutado con destreza y precisión para no fallar y de tal gravedad que preocupa por el auge del sicariato y probables motivos, que deben facilitar su esclarecimiento.

Múltiples hipótesis surgen a propósito de este caso, unas pueden ser descartadas a priori y otras deben ser consideradas en base a evidencias del hecho y antecedentes que son parte del contexto, además de preguntar a quién beneficia el crimen, como es usual en una investigación de este tipo.

De inicio las autoridades descartan el robo como móvil y, entonces, sin dudas fue sicariato, alguien pagó para eliminar al abogado quien adquirió fama porque ganaba los casos que asumía y, además de su sapiencia jurídica, porque era un litigante agresivo, de ejercicio temerario al borde del abuso.

Por más de dos decenios se destacó en derecho civil e inmobiliario en procesos de embargos en que lograba sentencias de adjudicación de inmuebles en colaboración con otros colegas y lo hacía de forma tan extrema que una vez fue sancionado disciplinariamente con la suspensión del exequatur por un año.

Hay múltiples casos de este tipo que pudieran ser detonantes del crimen, inclusive se publicó un pasquín en mural del Palacio de Justicia de Santiago con nombres de tres potenciales investigados, que puede ser una distracción, y en redes sociales hay lluvia de mensajes que tienden a confundir.

En la calle y vecindario en que ocurrió el hecho hay muchas cámaras de seguridad que las autoridades deben rastrear, el recorrido de los asesinos no es difícil de seguir antes y después, y si hay interés en esclarecer el crimen, a pesar de la complejidad aparente, por evidencias puede capturarse al gatillero.

Carlos Manuel Estrella

Carlos Manuel Estrella