Noticias importante Reportajes

Vida nocturna: La capital rumbo a la normalidad

Vida nocturna: La capital rumbo a la normalidad

Por: Jorge González
([email protected]).-

Después de entrar en vigencia la fase II, de las tres anunciadas por el Gobierno, en la desescalada (disminución gradual en la extensión) de las medidas restrictivas contra el covid-19, fundamentada en la disminución de contagios y el progreso de las campañas de vacunación, un aire festivo de diversión e integración se observa en vías y negocios de la capital.

En un recorrido realizado por un equipo de este diario el viernes por distintas vías del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo (Santo Domingo Este, Santo Domingo Oeste y Santo Domingo Norte) fue muy notorio el incremento de las actividades nocturnas de todo tipo.

A pesar de una moderada lluvia cíclica que amenazaba por momento con dañar la fiesta o teteos (jerga urbana para las fiesta clandestina durante la pandemia) en algunas de las principales vías de la ciudad se pudieron ver grupos de personas compartiendo. En bares, restaurantes, colmadones, y centros de ventas de comidas rápidas se podía ver a la gente disfrutando comiendo y tomando.

Ciudad Colonial
Aunque los negocios de la calle El Conde lucían con una buena asistencia de público, el Parque Colón estaba casi vacío, y no era para menos ya que había llovido y todo indicaba que volvería a hacerlo.

Muy contrario ocurría en el Parque Duarte ya que decenas de personas disfrutaban de la noche y el clima, refugiados debajo de las luces tenues del alumbrado del lugar.

Al parecer todos los negocios del área tenían muy buena asistencia de público ya que las calles estaban llenas de vehículos aparcados, en algunos casos a ambos lados dificultando la movilidad.

Por momento y dependiendo el lugar, la música de Joaquín Sabina y Soda Estero pasaban como estrellas fugases por los oídos de los caminantes, lo cual impregnaba un aroma y color vintage a todo el entorno.

Vías
Las avenidas España y Venezuela de Santo Domingo Este a pesar de la lluvia se veían llenas de vehículos estacionados a ambos lados. En la avenida España familias enteras se divertían usando sus vehículos para escuchar música mientras estaban sentados en los bancos de las aceras.

Otros llevan sillas, mesas plásticas y bocinas recargables para pasar el momento. Las bebidas alcohólicas era el común denominador entre todos los visitantes. Algunos vendedores en triciclos y coches para bebés se pasean a todo lo largo de las aceras ofertando sus productos.

En la avenida Lincoln y el Parque La Lira como es la costumbre la jevitada de la clase media volvió a tomar la zona para entre música y tragos poner a sonar los poderos motores de sus vehículos deportivos mientras el humo de su vaper se confunde con el de los muffler de los poderosos carros.

“Está bien, okey. Pero sin fotos. Bueno con esto ganamos todos. Los negocios, los vendedores, taxistas, los que venden frituras. No Hay vida sin diversión. Pero yo estaba en depresión ya que solo podía trabajar por rato”, expresó, Yamilka, trabajadora sexual.

Toque de queda
Desde el pasado miércoles 14, según el Decreto número 432-21, el toque de queda será de lunes a viernes desde las 11:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana y los sábados y domingos desde las 9:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana.

Además explica el mismo Decreto que habrá una libre circulación de dos horas y el expendio y consumo de bebidas alcohólicas en lugares públicos y privados de uso público queda sujeto al horario regular del toque de queda.

Este nuevo toque de queda implica el alargamiento en el horario de operación de los colmados, bares, restaurantes, y centros de ventas de alimentos de todo tipo, lo que ayuda a una recuperación del dinamismo comercial y económico en todo el país.

Hay que hacer notar que aún quedan invariables muchas medidas y disposiciones que muchas veces no se cumplen como: permitir solo el 50% de la capacidad de persona de un establecimiento comercial, la toma de temperatura al ingreso al lugar, el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

El Nacional