Articulistas

Cuba

Cuba

Chiqui Vicioso

He recibido un alud de comentarios, a favor y en contra, delo que está sucediendo en Cuba. A quienes argumentan que las protestas están motivadas por el “cansancio” con el “legado delos Castro”, les recuerdo que el supuesto agotamiento con Lula, (cuyo gobierno sacó de la miseria extrema a 27 millones de brasileros) que fomentaron los medios de comunicación y las redes, condujo a la elección de un cretino que no solo ha provocado la muerte demedio millón de brasileros por su irresponsable manejo del COVID, sino la devastación del Amazonas, pulmón dela humanidad. 

De nada ha servido la excusa pública del periódicoO ‘Globo, a Dilma Rousseff, por las calumnias que enarboló contra ella, cuando el mal ya está hecho; como de nada servirán las excusas de las redes cuando alguno del neofascistas del exilio cubano como Rubio y Ted Cruz, intente sustituir con su vulgaridad ideológica los logros de una Revolución que han intentado por todos los medios de asfixiar, vía las 243 medidas adicionales de Trump, e impedir que se desarrolle.

¿Si tan convencidos están sobre las ineficiencias del Socialismo, por qué no permiten que se caiga por sus propios pies y dedican tantos esfuerzos a impedir su desempeño?

He viajado a Cuba desde los 80 (no solo como invitada oficial) y convivido en los barrios más pobres de La Habana, donde una vez los negros tuvieron su Renacimiento en barrios como Lauton, que aún conservan su esplendor arquitectónico, su cultura musical, sus tradiciones religiosas y la mejor vista de La Habana.

Y he viajado por casi todo el interior de Cuba, donde muy temprano he visto a las madres llevar a sus niños y niñas, con medias, zapatos, uniformes y mochilas, alas escuelas donde en la entrada saludan a Martí.

Para esas madres la confianza en la salud, educación y futuro de sus hijos es la Democracia. 

Noun concepto abstracto sobre “derechos humanos”, sino su derecho a la humanidad puesto enpráctica todos los días.

Eso sellama Democracia, no los “langostinos y camarones, filetes y ropade marca” con que sueñan los opositores que aquí han hecho de las urgencias consumistas, una causa.

Esto que digo no niega las supuestas limitaciones un sector de su burocracia ni la supuesta corrupción de algunos de sus cuadros militares, a pesar de quienes Cuba sigue siendo una Revolución donde la pobreza está repartida.

Aquí, 60 años después del tiranicidio, lo hemos comenzado a intentar con la incipiente incautación de los bienes robados al Estado; y una Reforma Fiscal donde por primera vez, se espera, los ricos pagarán (si ponen su barba a remojar) impuestos proporcionales a su riqueza.

Por: Chiqui Vicioso ([email protected])

El Nacional