Primera Fila

Denuncia

Denuncia

Es gravísima la denuncia del obispo de Baní, Víctor Masalles, en el sentido de que en el municipio “es fácil comprar la seguridad de un punto de drogas”.

Se da por descontado que el religioso habla con conocimiento de causa cuando dice que en Baní, con el pago de 40 mil o 60 miol pesos a la semana se “instala un punto de drogas como si fuera un colmado”.

Antes que pedir pruebas, las autoridades deben realizar una investigación, sobre todo porque el obispo implica en la operación a funcionarios corruptos.

Baní, que es uno de los puntos donde más droga narcótica se ha decomisado en lo que va de año, ha sido siempre una zona con mucha incidencia del tráfico de cocaína y otras sustancias.

Masalles cuestionó que en la lucha contra el narcotráfico solo se aprese a los pequeños y que los grandes sean extraditados a Estados Unidos para que canten allá.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos