Actualidad Judicial

Entregaron a David para que lo mataran

Entregaron a David para que lo mataran

Policías y civiles acusados de la muerte del joven David de los Santos, cuando eran trasladados ayer al tribunal para el conocimiento de medida de coerción.

El profesor de educación física David de los Santos Correa fue entregado a los presos para que lo mataran y sometido a una noche de tortura en el destacamento del Naco, según se desprende de la solicitud de medida de coerción del Ministerio Público contra los imputados.

La solicitud de medida de coerción indica que al joven deportista lo golpearon toda la noche hasta dejarlo en el piso inconsciente, con el consentimiento de los miembros de la Policía.

El pedimento de medida coercitiva explica cómo ocurrieron los hechos la noche del 27 de abril, cuando David de los Santos Correa fue llevado preso tras ser entregado a la Policía en el centro comercial Agora Mall, donde habría escenificado un incidente con una empleada de una tienda.

Precisa que tan pronto llegaron al destacamento, lo esposaron con las manos en la espalda y lo entraron a la celda, en donde los presos lo golpearon, y que después se procedió a constatar al Sistema Nacional de Emergencias 911, que lo trasladó al hospital Francisco Moscoso Puello.

David de los Santos fue muerto a golpes por presos y policías del cuartel del Ensanche Naco.
David de los Santos

Sus familiares lo encontraron en estado irreconocible, con la cara hinchada y desbaratada de los golpes, acostado en una silla esposado, por lo que lo trasladaron de allí al Hospital Traumatológico Darío Contreras, donde falleció el domingo 1 de este mes, fruto de la tortura y barbarie a la que fue sometido por parte de los imputados Santiago Mateo Victoriano, Michael Pérez Ramos, Jean Carlos Martínez Peña, en coautoría con los oficiales: capitán Domingo Alberto Rodríguez; el segundo teniente, Germán García de la Cruz, el raso, Manuel González García y el cabo Alfonso Decena Hernández.

Te puede interesar leer: Aplazan medida coerción implicados muerte David de los Santos

Según la autopsia David de los Santos Correa presenta abrasión (quemaduras) en la región frontal derecha, edema palpebral bilateral, hemorragia Conjuntival, contusiones con abrasiones en codos, abrasiones circulares en las muñecas.

La solicitud de medida de coerción precisa que el joven deportista fue llevado al destacamento y que fue recibido por el capitán Domingo Alberto Rodríguez Rodríguez, el raso San Manuel González García, quienes de manera criminal y en violación a sus derechos fundamentales procedieron a colocarle una esposa por la espalda e introducirlo a la celda esposado, junto a los imputados detenidos Santiago Mateo Victoriano, Michael Pérez Ramos y Jean Carlos Martínez Peña y el haitiano Wistel Pieer.

Señala que al encontrarse esposado, y observar que sus compañeros tenían las manos libres, comenzó a vociferar algunas palabras altisonantes, situación que molestó a sus compañeros de celda, quienes comenzaron a golpearlo en la cabeza y demás partes del cuerpo, lo que provocó que los agentes rociaran gas pimienta en la celda, incomodando aún más a los compañeros de celda de David.

También puedes leer: Dicen medidas para mejorar Policía no tienen “ni pies ni cabeza”

Indica que los policías de servicio participaron de manera activa en el hecho con el aporte de las condiciones que llevaron a la materialización del crimen.

Señala que todo eso evidencia que los imputados: el capitán Domingo Alberto Rodríguez Rodríguez, el segundo teniente Germán García de la Cruz, el cabo Alfonso Decena Hernández y el raso San Manuel González García (o Sari Manuel González García) siempre tuvieron control de la situación.

La investigación

La investigación fue hecha por la Fiscalía del Distrito Nacional, con la coordinación de la directora de Persecución del Ministerio Público, Yeni Berenice Reynoso, quien fue comisionada para esos fines por la procuradora general de la República, Miriam Germán. Berenice Reynoso fue comisionada para que investigue los hechos en tres civiles que murieron luego de que fueran detenidos por la Policía en el Distrito Nacional, Ocoa y Santiago.

Por: Silvio Cabrera y Domingo Beriguete

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos