Articulistas Opinión

Fábula del desarrollo RD

Fábula del desarrollo RD

Edylberto Cabral

(y 3)
Se ha creado una imagen distorsionada sobre el desarrollo dominicano, por tanto, se cosechan sus graves consecuencias. La República Dominicana en términos de ingresos y riquezas per cápita se sitúa mucho más cerca de Haití que de los países más ricos y desarrollados de América y del mundo. Y, en consecuencia, sigue siendo un país con tareas propias de un país bien pobre.

En el presente clima de tensión creado por el desvío del río Masacre, el liderazgo haitiano no solo ha minimizado la importancia de la ayuda recibida de parte de los dominicanos en estos momentos tan angustiantes para su pueblo, sino que, además pone en duda que Haití sea el más beneficiario de las relaciones económicas y comerciales entre ambos países.

Es justo reconocer, que el gobierno dominicano ha actuado con sentido de oportunidad y responsabilidad, por lo que merece en definitiva y en esta coyuntura, el respaldo de todo el liderazgo dominicano. El llamado Pacto Nacional, pese a las buenas intenciones de sus suscribientes, está entrampado bajo la fábula de los organismos internacionales.

Es hora de que los dominicanos pensemos seriamente en separar de manera gradual pero firme, en forma amistosa y convenida con Haití, nuestros objetivos desarrollistas de los objetivos del liderazgo haitiano.
Con cuentas claras y separadas ambos países podrían ser excelentes socios en sana competencia por alcanzar en el menor tiempo posible más altos niveles de desarrollo.

Insistamos, además, ante la comunidad internacional, que sean las grandes potencias las que elaboren y lleven a efecto con sus fabulosos recursos financieros y tecnológicos, un pequeño “Plan Marshall” para Haití.

Por: Edylberto Cabral Ramírez

edylbertocabral@hotmail.com

El Nacional

La Voz de Todos