Editorial

Faltan seis días

Faltan seis días

Al día de hoy, al Ministerio de Educación no le resulta fácil convencer a la comunidad educativa de que el cronograma para el nuevo año escolar marcha según lo previsto para recibir en las escuelas públicas el 20 de este mes a casi dos millones de estudiantes.

El más reciente de los ruidos que enturbian ese proceso se refiere al fracaso del concurso por oposición de docentes, cuyos exámenes aplicados a aspirantes a ocupar plazas de maestros fueron filtrados a través de las redes sociales.
A seis días del inicio de docencia no se tiene claro el tipo de protocolo que se aplicará en los planteles públicos para reducir riesgo de contagio de la covid-19 ni si sería completado el programa de reparación y equipamiento de edificaciones escolares.

Tampoco las autoridades han socializado el contenido del currículo que se aplicaría en las tandas extendidas ni la logística para garantizar proveer desayuno y almuerzo escolar, porque el horario de 8:00 a 4:00 está vinculado con la garantía de alimentación de estudiantes de familias de menores ingresos.

El viceministerio de Asuntos Técnicos y Pedagógicos ha dicho que las autoridades darían prioridad a once ejes curriculares y que el proceso de nivelación académica se aplicaría a partir de una muestra tomada a más de 17 mil docentes de segundo grado de primaria a quinto de secundaria.

También se prometió ejecutar una campaña pública para motivar el retorno a docencia presencial, lo que a seis días de inicio de clases no se ha aplicado, al menos no con la profusión debida, además de que, por razones económicas miles de padres y tutores no han podido adquirir los uniformes y útiles escolares de sus hijos.

No se aspira a que el año escolar 2021-2022 pueda ser equiparado en términos de calidad docente al de un calendario lectivo de antes de la pandemia, pero tampoco debería aceptarse que se constituya en motivo de frustración o que por deficiencias que pudieron preverse se retorne por completo a la virtualidad.

El Ministerio de Educación debería apurar el paso en aspectos de adecuación de planteles y aulas, inscripción de estudiantes, divulgación del protocolo de salud, distribución de textos y uniformes, socialización de currículos y mayor interacción con el gremio magisterial y asociaciones de padres. Faltan seis días.

El Nacional