Articulistas Deportes

Familia Sued y el béisbol

Familia Sued y el béisbol

Ubi Rivas

En ocasión de la Asamblea Águilas Cibaeñas, celebrada este junio 10, para escoger la presidencia del deportista Víctor José García Sued, es propicio reseñar la participación de esa distinguida y laboriosa familia como propulsora del deporte.

En crónica día 13, el veterano y acucioso cronista deportivo Bienvenido Rojas, El Tomate, a quien leo con asiduidad y deleite por exponer su acervo histórico, reseña breve participación deportiva de la familia Sued.

Refiere Bienvenido que el entonces deportista y “pino nuevo”, como nos llamaba a todos, Víctor José Sued Recio, asumió la presidencia de la cuyaya, sustituyendo al inmenso ingeniero Juan Sánchez Correa, resolviendo un impasse, suspendía la impugnación peloteros de los Tigres de Licey, Reyes Figueroa y Joe Christopher, a solicitud del club Escogido, que había provocado dos ausencias de los bengaleses, perdiendo por forfeits a favor de los melenudos, desenredando así la madeja, con anuencia Ramfis Trujillo.

Recuerdo como hoy a Víctor José Sued Recio, soberbio atleta de baloncesto, espigado, seis pies dos pulgadas, amable, siempre sonreído, encendiendo diario muchos fogones pobres, formando equipo con Pupilo Ramia, Aglisberto Castellanos, César Estrella Sadhalá, Plinio Jacobo, Andrés Pichardo (El Cura), enfrentando equipo mocano integrado por Pappy Estrella, Tunti Cáceres, Rubén Lulo, entre otros, en la cancha Cibao de Bella Vista, desafíos nocturnos.
¡Arriba, Pinos Nuevos!, gritaba Víctor a sus parciales en la cancha, abarrotada de espectadores.
Inolvidable para el suscrito.

Víctor José Sued Recio diligenció y obtuvo de don Pipí Turull, secretario de Finanzas, para el suscrito, pase palco prensa estadio Leonidas Radhamés, hoy Osvaldo Virgil, que recuerdo y agradezco, escribiendo columna deportiva para La Información, donde nací periodista 1957.

Precediendo rol deportivo de “Pino Nuevo”, su padre, don Luis Sued Enfarach, era propietario del establo Sued, caballos pura sangre corrían hipódromo santiaguense, derruido para construir en 1957 el estadio Cibao, donde corrían caballos establos Astoria de Agustín Pimentel, de Expedy Pou Saleta y familia Serrallés de Ciudad Trujillo.

Julián Sued Enfarach, licenciado en leyes, compañero de promoción de Joaquín Balaguer, hacendado, fue un entusiasta y consumado gallero.

Salvador y Jaime Sued Enfarach fueron apasionados seguidores de la cuyaya, como los Sued de generaciones posteriores.

Reseña histórica participación deportiva familia Sued de Santiago de los Caballeros, tradición asume relevo antorcha Víctor José García Recio, hijo del memorable fenecido deportista y gran afecto personal Lionel García Beltrán, asiduo gourmet con Juan Sánchez Correa y Max Alvarez, Paliquero inolvidable, suculenta cocina profesor Pedro Fadul.

Por: Ubi Rivas
ubirivas30@gmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos